Canal RSS

Film venezolano “Cheila, una casa pa´maíta”

Publicado en

Para julio del 2010 fue pospuesta la premier en cartelera nacional del más reciente film del realizador Eduardo Barberena, “Cheila, una casa pa´maíta”, que narra la historia de un transexual.

Endry Cardeño, Violeta Alemán y Aura Rivas encarnan los personajes femenios principales del film (Foto: Fernando Pulido. Haz click para ver trailler)

A mediados de enero, mientras iba camino al Centro de Arte de Maracaibo, Lía Bermúdez, para asistir a la proyección de la película “Cheila, una casa pa´maíta”, me preguntaba qué le diría a Eduardo Barberena, el director de la cinta, una vez terminada la proyección. ¿Cómo enfrentar al realizador y decir un comentario agradable, sin que los gestos de la cara delataran lo que en realidad pasaba por mi mente en ese instante? Es que, como es común entre nosotros, fui a ver la película con toda la carga de prejuicios contra el cine venezolano, acumulada luego de ver tantos filmes mediocres y chabacanos. Uno puede sacar sólo unas cuantas muestras que certifican que sí se puede hacer un cine nacional digno y de buena calidad, entre los que podríamos contar Oriana de Fina Torres, Jericó, de Lamata y alguna que otra película más que salvan la honra de lo que es el cine vernáculo.

De verdad, me preocupaba cómo encarar a Eduardo, sin despepitarle en la cara, “chico, qué cagada de película!”. Sabía que la amistad y el respeto que siempre me han inspirado quienes se atreven a crear, no me permitirían tener una salida de ese tipo, y menos tratándose de Barberena con quien me había comprometido a ser su anfitrión en su paso por Maracaibo; pero también me conozco y sé que se me hace difícil contener la lengua cuando algo no me gusta y me consultan al respecto.

Cheila, una casa pa´maíta arrasó con los premios en el Festival de Cine de Mérida

Cheila, una casa pa´maíta arraso con los premios del festival de Mérida (foto: Fernando Pulido)

Sabía que “Una casa pa´maíta” había arrasado con los premios en el último festival de cine de Mérida donde se alzó con lo seis premios más

Pica en la foto de Fernando Pulido para ver la ficha artística y técnica de la película

importantes, incluyendo Mejor Película, Mejor Dirección, Mejor Guión, Mejor Actriz Principal y de Reparto y que trataba un tema espinoso y lleno de tabúes, no sólo en Venezuela, sino en muchos países, como lo es la transexualidad. Pero no tenía más información acerca del film que la vista en prensa. Nunca me he dejado guiar ni por premios ni por críticas cinematográficas sobre el cine nacional pues, en la mayoría de los casos, los críticos tienden a ser condescendientes con la producción nacional por aquello de que debemos apoyar el cine venezolano para estimularlo y hacer que la gente se acerque a la taquilla.

De manera que, con mi maleta de prejuicios contra el cine nacional, respirando profundo y esperando conseguir algo positivo en la película para agarrarme de allí al momento de enfrentar a Barberena, llegué al CAMLB, a una función programada como antesala de lo que sería en los siguientes días el X Festival de Cotometrajes, Manuel Trujillo Durán.

¡Susto! Se enciende la pantalla y lo primero que oigo es una grosería gritada a voz en cuello y pienso “efectivamente, mis prejuicios no estaban desencaminados”, respiro profundo nuevamente y me dispongo a soportar la tortura del cine venezolano.

Cardeño mereció el premio a Mejor Actriz en el Festival de Cine de Mérida (Foto: Fernando Pulido)

Afortunadamente, para mi sorpresa y la de muchos de los espectadores, la mala impresión no duró más que los segundos que puede durar pronunciar la frase “¡Coño de la madre!”. Pasado ese primer impacto, los prejuicios fueron cediendo y a los diez minutos de comenzada la proyección, ya la historia me había capturado y noté que con el resto de los presentes en la sala sucedía lo mismo.

La historia de Cheila, una transexual venezolana que vive en Canadá y viene a Venezuela a visitar a su familia para buscar el dinero generado por sus inversiones y que le permitiría sufragar los gastos de la operación definitiva que la llevaría a culminar su tránsito de un cuerpo de hombre al de la mujer que siempre se sintió, logró capturar la atención de todos los espectadores.

La homosexualidad y la transexualidad son temas delicados de tratar en el cine pues siempre se corre el riesgo de caer en lo vulgar, en el chiste fácil y en la caricaturización de los personajes. En “Una casa

Drama y comedia se mezclan en esta producción de Eduardo Barberena (Foto: Fernando Pulido)

pa´maita” tanto el guionista (Elio Palencia) como su director (Eduardo Barberena, recordado por su film “La hora Texaco”) logran superar dignamente esos riesgos y nos presentan un personaje preñado de humanidad, excelentemente encarnado por la actriz colombiana Endry Cardeño. La película está hecha desde una visión de respeto al ser humano que se esconde detrás del personaje de Cheila, de allí su éxito entre el público que en ningún momento pitó o abucheó cuando aparecían en pantalla Cheila o alguno de sus amigos “maricones”.

La gente reía con las ocurrencias o se le aguaban los ojos en los momentos de drama pero en ningún momento hubo la más pequeña muestra de desprecio hacia lo que veía en pantalla. Cheila, a pesar de haber estudiado docencia y graduarse summa cum laude, no consigue trabajo como educadora debido a su condición de transexual, y termina poniendo un cartelito en su casa anunciándose como peluquera. Es que, en un país donde las leyes no amparan a los transexuales, estos sólo tienen dos caminos, la prostitución o la peluquería.

“Una casa pa´maita” está cargada de humor, de drama, hasta de crueldad, esa crueldad con la que en muchos casos se tratan a los que “botan plumas”, pero su característica principal y que constituye a mi modo de ver su mayor logro es el respeto hacia el ser humano que se encuentra detrás de esa botada de plumas, sobre todo en un país en el que, como  le dice Cheila en una escena a su hermano:

-“A ti te jode que tus hijos vean a mis amigos, ¿verdad? ¡Pero, no que vean a este huevón pegándole a la mujer! ¡O a ti rascado sin trabajar! ¡O que vivan en este chiquero, donde nadie es capaz de arreglar una poceta!, ¿verdad?”

Ya lo decía Cabrujas en su artículo “El 40 por ciento” de 1991, refiriéndose a una denuncia que alguien hiciera diciendo que ese era el porcentaje de homosexuales en el servicio diplomático venezolano:

“Lo fundamental en todo caso es preguntarnos dónde radica la molestia y qué es lo que se trata de denunciar con semejante aspaviento, puesto que un medio de invertidos, cualquiera que fuese, no constituye en sí mismo motivo de la menor alarma. Por mí como si el inspector de alcobas hubiese dicho que en el cuerpo diplomático hay 23 por ciento de enanos. Nadie me dice nada con eso, aparte de lo pintoresco del dato y el comentario inmediato: ¡Caramba, qué cantidad de enanitos hay en el consulado de Ankara!. La homosexualidad, Moisés aparte, no descalifica a quien la asume, ni invalida a los agregados comerciales o a los veterinarios o a los parceleros de soya en Anzoátegui. La homosexualidad es una conducta íntima como cualquier otra y hay que ser bien rural y bien 1922 en Elorza como para andar de metiche echándosela en cara a la gente.”

Casi 20 años más tarde, el personaje de Cheila en “una casa pa´maita” terminaría su escena diciendo a su familia lo mismo que exponía Cabrujas pero con estas lapidarias palabras para referirse a lo que los padres tolerarían de un hijo, que sea “un ladrón, asesino, o lo que sea; pero marico, no”.

Los Derechos Humanos en el siglo XXI

Tamara Adrián, docente y activista de los DDHH de la mujer (Pica en la foto para conocer más de Tamara Adrián)

Para la proyección de “Cheila, una casa pa´maíta” en el CAMLB, Ramón Bazó, coordinador del departamento de cine del Centro de Arte, invitó a Tamara Adrián, activista de los derechos humanos de la mujer y de la diversidad sexual para que ofreciera una charla sobre homosexualidad y transexualidad.

Destacaba en su conferencia Tamara Adrián, abogada y docente de la Universidad Central de Venezuela y de la Universidad Católica Andrés Bello, que la lucha por obtener la igualdad de derechos de homosexuales y de personas con conflictos de identidad de género, aquellas personas que aún viviendo con un cuerpo de determinado sexo, sienten que pertenecen al sexo opuesto, se constituirá en el siglo XXI en la bandera de la pelea de los derechos humanos. Sobre este punto, la activista destacaba como en varios países latinoamericanos, por no referirse a países desarrollados, se ha avanzado mucho en la consecución de la igualdad.

Países cercanos como Colombia, Argentina, México, ya tienen marcos legales en los que se reconocen los derechos de las personas incluidas en el ámbito de la diversidad sexual. En estos países ya se reconocen, por ejemplo, las uniones de hecho entre personas del mismo sexo.

Sin embargo, en Venezuela todavía estamos lejos de esa realidad, se quejaba Adrián, quien es transexual y ha tenido que batallar para que se le reconozcan sus derechos pues, aunque ya ha cumplido con todos los cambios físicos para tener el cuerpo de mujer que siempre sintió que le correspondía, aún, legalmente, se

Pica en la foto para leer entrevista de Tamara Adrián sobre reasignación genital (Foto: Fernando Pulido)

llama Tomás con los problemas e incomodidades que esta situación le reportan cada vez que tiene que enseñar sus papeles de identidad ante una autoridad de migración de algún país o presentarse ante sus alumnos quienes, de acuerdo al pensum de estudios, esperan conseguir como profesor a Tomás y no a Tamara.

-Desafortunadamente, decía en su exposición, la ley de igualdad de géneros y diversidad que se introdujo en la Asamblea Nacional para la aprobación, terminó siendo una ley de igualdad entre el hombre y la mujer, eliminando en todo su articulado lo que tenía que ver con la diversidad y los derechos de las personas de la comunidad de Gays, Lesbianas, Transexuales y Bisexuales.

Ficción y realidad

Los paralelismos entre la vida real de Tamara Adrián y la ficticia de Cheila en la película de Barberena, por casuales, son impresionantes. A pesar de que la película no está basada en la vida de Tamara (tal vez Palencia ni siquiera sabía de la existencia de la docente al momento de escribir el guión) y que, para el momento de la proyección en Maracaibo la activista no había visto el film, ambas mujeres coinciden en la docencia, las dos nacieron en un cuerpo de hombre sintiéndose mujeres y las dos tienen el mérito de luchar y enfrentarse a sus familias para conseguir la felicidad, a sabiendas de que esto puede significar dejar en el camino afectos y construirse una nueva vida.

Pica en esta foto y verás el encuentro entre Tamara Adrián y Fabiola Colmenares sobre diversidad sexual

Será interesante ver cómo recibirá el público venezolano la película “Cheila, una casa pa´maíta” en las carteleras de cine comercial del país. Hasta ahora sólo ha sido exhibida en festivales pero su estreno está pautado para el 26 de febrero, si no hay cambios de última hora.

Creo que es un film que no dejará indiferente a nadie, tanto por el tema que trata como por la buena calidad alcanzada en su fotografía, intencionalmente obscura  de Mahmood Patel, en la excelente dirección de Barberena  y la pertinente utilización del recurso del flash back para narrar la historia y las atinadas actuaciones de sus intérpretes.

 

Anuncios

Acerca de Blog de Golcar

Comunicador Social, nacido en Mérida, Venezuela. Actualmente, vivo en Maracaibo y tengo una tienda de mascotas.

»

  1. jose marcano

    donde puedo ver la pelicula

    Responder
  2. es demaciado fina esa pelicula vale…

    Responder
  3. Pingback: Los números del blog de Golcar en 2010 « Golcar's Blog

  4. Pingback: Los top 5 del blog de Golcar en el primer aniversario « Golcar's Blog

  5. esa pelicula es espectacular bueno para mi lo fue hasta me hizo llorar y Cheila tiene un cuerpo espectacular dios te lo cuide tu cuerpo atentamente coromoto

    Responder
  6. tremenda peli

    Responder
  7. Excelente, hora de poder mostrar al publico venezolano la realidad de muchos hecho en cine. felicitaciones a todos aquellos excelentes actores de esta pelicula y seguro sera un exito. estoy preparado para ver esta genial produccion.

    Responder
  8. Hay que verla! Golcar, con esta reseña, no queda duda

    Responder
  9. Chamo,…aqui estoy de regreso y la verdad que me lei todo el comentario y es acertado, desde la A hasta la Z. Te felicito por el excelente comentario personal sobre la pelicula y coincido contigo en cada una de tus expresiones que son el reflejo de la “realidad real” en torno al tema de la homosexualidad y transexualidad. Ojala yo tuviera acceso a esa pelicula, aunque con tus descripciones pareciera que la hubiese visto. Que detalles en las cosas mas importantes del film, en los puntos culminantes. Chamo, eres un excelente observador. Gracias y seguimos en contacto.

    Responder
    • Son realidades álgidas, tenaces, que hasta el más pintado de universal tiene que buscarle la vuelta para entenderlas. Los prejuicios forman parte de la sociedades, existen en la medida que otros cultivan la amplitud y la emancipación. El detalle esta en el manejo, el equilibrio y el matiz conque se muestre, se promueva y se desnude una realidad que históricamente incomoda.

      Recuerda siempre que entre la amplitud y el hermetismo hay una frontera, y como toda frontera es una frágil línea que divide lo que toleramos o no. Me animaré a verla. Luego te comento que tal la producción y el discurso

      Responder
  10. “Querido Golcar, gracias por introducirme en esta película de la que hasta ahora no había escuchado ninguna mención. Debo decirles que son para mi muy pocas las pelis del cine nacional que me parezcan interesantes. Porque algunas tienen un extraordinario trailler, unas fotografias irresistibles y no pasan 10 minutos cuando ya comienzas a bostezar “por la misma mierda de siempre”, rindiendo culto a lo grotesco, a lo vulgar y por supuesto carentes de un buen argumento.

    Mucho del cine nuestro adoptó como suyo el principio que mueve a gran parte de la sociedad actual: lo que vale es la imagen. Bonitas fotos y la palabra, aqui equivalente al guión, no importa. Se olvidan de los diálogos, de las ideas punzantes, de que una película debe ser como un buen libro: que te guste, te entretenga, te llame a la reflexión, se te fije por días aunque sea un diálogo, una escena y finalmente que cuando lo acabes, quieras encontrar otra hora disponible para continuar leyendo o viendo porque no te resignas a la idea de que ya terminó. Por supuesto que la veré. Y les daré a conocer mi opinión. Y que bueno que un osado se lance a presentarnos un tema tan tabú en nuestra Venezuela como lo es la homosexualidad, ojalá lo haga sin etiquetas.

    Responder
  11. José A. Rivas G.

    Excelente crónica/reseña. La visión de un espectador, el relato de su enfrentamiento a la obra con la evolución de su lectura -incluso desde los prejuicios- me parece que es un gran aporte, además de una forma muy honesta de recomendarle al lector que se acerque a ver la película.
    Tuve la oportunidad de ver la película en el Festival del Cine Venezolano en Mérida, del que se llevó “un jardín de flores” (palabras de Berberena ante las estatuillas en forma de frailejón ‘ojudo’) y el que más me impresionó fue el Premio del Público, no porque no lo mereciera (que lo merece) sino porque eso habla precisamente de la respuesta de la película ante sus espectadores. Esperemos que sea la misma cuando no se trate ya de un público cinéfilo sino del que ocupa la butaca de su cine para darle un oportunidad, otra más, al cine venezolano.

    Responder
  12. Lala de Balestrini

    Pues yo la verdad aunque he tenido muchas discusiones he sido y seré defensora a ultranza del cine venezolano siempre quiero ver las peliculas así sean malas, porque pienso que si no lo apoyamos nosotros nadie lo va a apoyar y si no lo vemos no lo podemos criticar ni recomendar hay peliculas muy bonitas hay una que se llama “Unas son de sal y otras son de arena” que a mi me encantó tambien me gustó muchísimo “muerte de un subersivo latinoamericano”, “Simplicio” que fue preciosa y otras tantas que me han gustado así como hay otras que no me gustaron ni poquito pero no me acuerdo los nombres. Y por otro lado, de lo que hablan de la incorfomidad sexual de las personas, pues la verdad como dijo ya Bibiana yo también soy sumamente respetuosa con la condicion de cada quien y soy de las que pienso que cada quien está en la obligación de buscar su felicidad como mejor le parezca y creo que eso consiste en saber lo que uno quiere y como lo quiere.

    Responder
  13. La humanidad y el amor. Y el respeto. Elementos importantísimos para poder tocar el tema de la sexualidad. Dicen que estamos en el siglo 21. Pero hay que estar claros: en la tecnología….. En las relaciones humanas, nos falta un mundo por aprender. Y encima de eso nos morimos cuando ya lo aprendimos todo…y llega otro huevecito, con el alma y el cerebro en blanco…pa empezar de nueeeevooo….
    Nada mas podemos ver lo dificil que es para muchos padres hablarle a sus hijos sobre el tema….. imagínense, el tema de la homosexualidad. O sea: tengo yo, ser humano comun del planeta, que lidiar con mi impotencia, con mi frigidez, con mis éxitos, con mis frustraciones y encima de eso tengo que aceptar como natural algo que me espanta, como lo es la homosexualidad? Que no entiendo qué es lo que me motiva? rabia, placer, temor? …es mejor entonces, el desprecio y la burla publica para el que la lleva en su vida. Y asi…cachaplum! me desligo del “problema”…porque sencillamente no tengo herramientas para poder manejarlo. Qué bueno que esta película -que no he visto por creer lo mismo que ustedes sobre el cine venezolano- lo presenta, por lo que te entendi, Golcar, respetuosamente. Es una realidad que se trata todavia de evitar, como si fuera un chiste, como si viéramos en esas personas, unas caricaturas de lo que no son. Si a veces ser heterosexual es complicado, me imagino que ser homosexual, debe serlo más. Por todo ese prejuicio….o quizá es más fácil echarle la culpa de la vida al que menos comprendo, al que me parece “raro”. Asi deposito en el mis errores…será?.
    Y creo, que el cine venezolano mejorara cuando maduremos. Menos mal que hay opciones. Veré la pelicula, Golcar. Gracias por compartir tu espacio con nosotros….

    Responder
  14. Bibiana Balestrini de Osorio

    A mi ni curiosidad me había dado por ver la película, porque ya estoy suficientemente prejuiciada, pero tratándose de este tema que tanto he defendido y respetado y de haber leído esta tan buena crítica al respecto ahora si quiero verla; voy a tratar de hacer una publicidad boca a boca con mis amigos (as) sean o no tolerantes y respetuosos de todos estos temas porque creo que es hora de fomentar la humanidad y el amor por todas las personas independientemente de la vida sexual que decidan tener. Me encantó la nota!

    Responder
  15. Te cuento que tenia un prejucio similar al tuyo de leer tu comentario sobre la pelicula, porque tenia miedo que me echaras a perder las espectativas que tengo por verla, ya que mi amigo de Blogacine Carlos Caridad me hablo maravillas de ella. Por fortuna pudo mas la curiosidad y disfruté mucho de tus criticas, en especial me pareció magistral como lo enlazaste con un analisis de la lamentable situación del gremio LBTG en el pais, los prejucios de esta sociedad, tan por debajo incluso del pais hermano y el paraleismo entre la invitada de honor Tamara y Cheila. Lejos de quitarme las ganas de ver la peli, como temía , ahora mas ganas tengo de verla. Gracias
    Una de las grandes decepciones que me he llevado en mi vida artistica, fue cuando edité un calendario del AMOR en 2004 donde incluí 2 fotografias de parejas del ¨gremio¨una pareja de chicos caminando por Chueca de noche y unas angelitas dandose un beso durante el desfile del orgullo gay 2003. Para acortar la cosa, a la gente incluido los jovenes 20 añeros les parecia hermoso hasta que llegaban al mes con la foto de los chicos, alli lo cerraban y lo devolvian. Las librerias, salvo el CAMLB, no lo quisieron y Mi hermana, que se encarga de la venta y distribucion solo encontró la manera de venderlo diciendole a los posibles compradores que ¨cortaran¨la foto si no les gustaba, era eso o debia imprimir una tarjeta nueva de ese mes. Hasta ese entonces yo era bastante ingenua en creer que el venezolano era un ser tolerante, me equivoqué, y lo peor no hay ni esperanza entre los jovenes.
    Hemos llegado al punto de recibir campañas por Internet de ultraconservadores de oposición donde importante razón para oponerse al Chavismo es que tienen mucha gente del gremio LGTB entre sus filas.. ahhh_? Y entonces ? 20 y tantos años después del articulo de Cabrujas, aqui no ha cambiado nada al respecto, que triste , que lamentable.
    Vi un rayo de esperanza cuando lei en tu blog que el público en la sala solo rio y lloró, con la pelicula, pero que nunca se burló de ella ni ¨Cheila¨
    Ojalá el cine pueda hacer por el gremio LGTB, lo que otros medios no han logrado.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: