Canal RSS

Ocho días de ayuno en plaza República

Publicado en

La imagen de La Chinita junto a un Cristo y a la foto de Franklin Brito acompañan a los huelguistas

El 20 de febrero, cuando ya me disponía a dejar a los amigos en huelga de hambre en la plaza República para venir a casa para escribir estas líneas, se me erizó la piel al escuchar a Hendrix Pirela decir:

-Cuando veo las manifestaciones de apoyo de la gente que se acerca a la plaza, cuando llegan personas ancianas que casi no pueden ni caminar y nos dan las gracias y nos aplauden por lo que estamos haciendo, se me quita el hambre. En esos momentos ya no pienso en galletas ni chocolates, sólo pienso en que la lucha tiene sentido, que estamos haciendo lo que debemos hacer y es gratificante saber que la sociedad está respondiendo a nuestro esfuerzo.

Es que la jornada del domingo en la concha acústica de la plaza estuvo marcada por las fuertes emociones y por los sentimientos encontrados tanto para los jóvenes que llevan más de 150 horas de ayuno por la libertad de los presos políticos, el respeto a los Derechos Humanos y en reclamo para que el gobierno permita la visita del Secretario General de la OEA al país, como para quienes nos acercamos para llevar alguno de los insumos o medicinas que necesitan o, simplemente, para brindarles nuestra palabra de apoyo, solidaridad y afecto a estos muchachos idealistas que han asumido una vía extrema como la huelga de hambre para presionar al régimen del Presidente Chávez y hacer que atiendan sus reclamos.

Jhovanny Mejías, uno de los ocho jóvenes en huelga de hambre, comentaba temprano en la tarde que no pudo contener el llanto cuando una anciana se acercó a la concha acústica para aplaudir a los huelguistas, darle sus bendiciones y llevarle una palabra de aliento.

-La señora casi no podía hablar –decía-. Se estaba recuperando de un ACV y tenía dificultades para caminar y de lenguaje, sin embargo, como pudo nos dio las gracias por lo que estamos haciendo y se soltó a llorar de emoción y sentimiento. Yo no me pude contener, las lágrimas se me  salían sin poder evitarlo.

Sacerdotes, familiares, amigos, y sociedad civil acuden a dar apoyo a los huelguistas

Los muchachos pensaron que por ser domingo no asistiría mucha gente a visitarlos pero, desde tempranas horas de la mañana, una sociedad que parecía sumida en la apatía les empezó a demostrar que su batalla no sólo tiene sentido, sino que se ha hecho sentir en la comunidad y que desde ya pueden considerar como un éxito de la protesta el haber logrado sacar a muchos del letargo y la indiferencia en los que parecían sumidos y los han movilizado para demostrarles que no están equivocados en sus reclamos.

Por allí pasaron ese domingo, como ha venido sucediendo con más frecuencia cada día desde el 14 de febrero cuando iniciaron la acción, sacerdotes, familias completas, jóvenes, ancianos, políticos, las novias, esposas, madres, tías y amigos de los huelguistas. Algunos se acercaban tímidamente, otros permanecían a la distancia pero la gran mayoría se les acercaba a los muchachos, los saludaba y los aplaudían. Algunos preguntaban qué necesitaban, hacían alguna pequeña lista con requerimientos y a los pocos minutos llegaban con lo solicitado.

Es que cuando uno ve por televisión o por prensa las informaciones de los diferentes puntos de protesta que están apostados a lo largo del país y que ya cuenta con 83 personas en ayuno, un número que promete incrementarse diariamente si el gobierno no atiende las exigencias, no se puede imaginar todo lo que hace falta para poder llevar a cabo una acción de tal magnitud. Allí se necesitan medicamentos, cada vez más a medida que pasan las horas sin ingerir alimentos, sueros orales, artículos de limpieza, bolsas para la basura, agua, cavas, vasos desechables, papel higiénico, toallines, servilletas, toda una serie de productos que, afortunadamente, la comunidad y algunos comercios de la zona se han encargado de proveer en muestra de solidaridad y apoyo.

Jorge Martínez, ganadero o “perdedero” de Machiques como él mismo expresara, con su esposa y su pequeña hija, fue una de las tantas personas que se acercaron a la plaza para acompañar a los huelguistas y llevarles su colaboración. Con voz quebrada, Martínez relató cómo

Jorge Martínez ganadero ("perdedero", dice él) de Machiques apoyando a los huelguistas

sus dos hijas mayores se fueron del país y se hicieron ciudadanas canadienses.

-Yo les enseñé a ellas a ser independientes y con valores y principios, como lo son ustedes y lamentablemente, ellas tuvieron que abandonar el país en busca de un mejor porvenir.

Aunque a Jorge Martínez no le han quitado sus tierras él sostiene que se sienten amenazados por el gobierno, que se sienten asfixiados.

-No hay derecho a que nos quiten con el ejército las tierras que venimos trabajando en mi familia por cuatro generaciones para destrozarlas. No se puede hacer justicia cometiendo injusticias y atropellando a los que trabajamos para tener lo que tenemos. Esta huelga de ustedes es una vía importante para protestar por lo que sucede en Venezuela porque la otra sería que nos estuviéramos matando. Por eso yo los aplaudo y los apoyo porque es una forma de hacer que el país salga de la gran apatía en que se encuentra porque muchos piensan que mientras no se metan con ellos directamente no tienen que hacer nada. Este es gobierno tiene un proyecto que no va a parar mientras nosotros no le pongamos un parado.

Angel Machado con su mamá, Zaira Ríos

A Zaira Ríos no tuve que preguntarle quien era pues sus ojos la delataron y al mirarla inmediatamente descubrí la mirada de Angel Machado, uno de los ocho jóvenes que el lunes 21 cumplen ocho días de ayuno en Maracaibo. Ella no puede evitar que sus ojos se tornen llorosos cuando habla de la batalla que está protagonizando su único hijo y no puede dejar de pensar en las consecuencias que para la salud de Angel tendrá este largo ayuno tomando en cuenta que el joven sufre de gastritis.

-¡Tengo sentimientos encontrados! –dice- Por un lado, siento un gran orgullo por la determinación de Angel y su convicción para luchar por lo que considera justo y, por el otro, me preocupa su salud y las secuelas que pueda dejar en su organismo esta huelga. Pero él siempre ha sido luchador y yo lo apoyo.

Zaira no puede disimular la indignación que siente con respecto al presidente Chávez, ella sostiene que él ha jugado con todo el país, con la economía, con la educación.

-Pareciera no tener sentimientos, lo que hace es inaudito. Y lo peor es que ha tenido todos los poderes en sus manos y no ha hecho nada, o mejor dicho, ha hecho lo que le da la gana. Su cinismo no tiene límites.

Bajo el toldo que protege a los visitantes del inclemente sol marabino, sentadas en unas sillas plásticas, encontré a Olga Josefina Cohén y a Yolanda Yancen, madre y tía del huelguista Roberto Vílchez, preocupadas por la salud del joven

Roberto Vílchez con su mamá, Olga Cohen, y su tía, Yolanda Yancen

pero convencidas de que esta es una lucha justa y orgullosas de Roberto, el mayor de los tres hijos de Olga.

-Yo lo apoyo hasta el final, pero no deja de ser difícil. Cuando nos sentamos en la casa a comer me acuerdo de Roberto y de sus compañeros que ya tienen tantas horas de ayuno… Hay que apoyarlos, que la gente venga, que no los dejen solos.

“¡Qué no le diría yo al presidente Chávez si tuviera la oportunidad de enviarle un mensaje!, dice Olga, que gracias a él el país está como está y los muchachos están en esta lucha”.

Y su tía Yolanda dice que le pediría al presidente que dé su brazo a torcer, que escuche y atienda a los muchachos.

Ambas mujeres aseguran que se sienten satisfecha con el respaldo que la gente les está dando a los jóvenes.

-El pueblo ha respondido y se le agradece el apoyo. Hay gente que se ve que no tiene recursos, que pasan necesidades y, sin embargo, vienen con su colaboración, pasan un rato, los alientan. El pueblo está respondiendo.

Conversando con Rosligbel Quero, la esposa de Hendrix Pirela, el joven que recientemente se unió a la protesta, me entero que tienen unas hijas gemelas de cinco años y que ella misma ha estado tentada a sumarse al ayuno porque le parece injusto que en Venezuela la gente que como ella ha hecho sacrificios para estudiar y superarse cada día vea mermada la calidad de vida.

Hendrix Pirela y su esposa Rosligbel Quero

-Yo trabajo en un supermercado y me indigna tener racionada la cantidad de alimentos que puedo comprar. Cuando llega el arroz, la leche o el aceite, no puedo comprar la cantidad que quiero o que considero necesaria para mi familia. No es justo que yo que estudié con tanto sacrificio, que trabajaba para costearme los estudios ahora no pueda ni siquiera comprar lo que quiero porque, si no es que escasea y no lo consigo, tengo un límite en la cantidad.

Lo irónico de la historia de Rosligbel es que es hija de un diputado suplente a la Asamblea Nacional por el partido oficialista PSUV y, sin embargo, ella y su esposo Hendrix son activistas y luchadores por la oposición.

-Cuando mi papá salió electo, yo le dije que me alegraba mucho por él y por su superación personal pero que no me pidiera que lo apoyara o lo acompañara en sus actividades políticas porque yo no estoy de acuerdo con este gobierno y no pienso ir en contra de mis principios y mis convicciones. Es difícil porque nosotros somos él y yo en la familia, no hay más nadie, pero no puedo apoyar un proceso en el que no creo.

Pasar por la concha acústica de la plaza República en estos días es conseguirse con un arcoíris de historias, con una pléyade de sentimientos que reflejan lo que es la Venezuela contemporánea, un país que cuenta con una juventud de convicciones firmes como los ocho muchachos que ya se acercan a las 200 horas sin consumir alimentos y que sin embargo mantienen el ánimo en alto y agradecen el más pequeño gesto de solidaridad que se les pueda dar.

Ese pequeño espacio público poco a poco ha ido cambiando su fisonomía, ha adquirido una nueva connotación preñada de sentimientos de justicia y libertad. Los muchachos tienen junto a la imagen de un Cristo llevado por el Padre Palmar y una estampa de la virgen Chinita donada por una devota de la patrona del Zulia, las fotos de Franklin Brito, el agricultor que entregó su vida en una protesta similar a la de los jóvenes, reclamando justicia con una elocuenta leyenda que dice: “¡¡Venezuela nos necesita!!.

Es verdad que sus rostros ya acusan las largas horas sin comer y las largas noches de mal dormir a la intemperie, pero ellos siguen firmes en su protesta y sus ojos recobran vida y expresión con cada gesto de apoyo de quienes los visitan y se llenan de orgullo cuando los visitantes les dan las gracias por esa lucha que están desarrollando por un futuro justo, digno y con oportunidades para todos.

Anuncios

Acerca de Blog de Golcar

Comunicador Social, nacido en Mérida, Venezuela. Actualmente, vivo en Maracaibo y tengo una tienda de mascotas.

»

  1. hendrix `pirela

    grande AMIGO golcar fuiste clave en este ayuno que llevamos acabo.. tus visitas fueron muy reconfortantes. cada ves que llegabas con un video hecho por ti para mostrarnolos con una serie de fotos tomadas por ti el dia anterior y tantas cosas que pudiste aportar nos ayudo mucho… gracias AMIGO que dios te bendiga siempre… hendrix pirela

    Responder
    • Gracias a ustedes, Hendrix, por dar la pelea y protestar como deberíamos hacer todos los que estamos inconformes con la forma como están manejando nuestro país. Cuenten siempre con mi apoyo y colaboración en lo que me sea posible. Dios los bendiga a todos.

      Responder
  2. Pingback: Corazón de Estudiante. Desde el Zulia. | infoCIUDADANO

  3. lala de Balestrini

    La verdad siento profunda lástima de estos valientes muchachos que sabiendo lo que les espera con este gobierno irresponsable, que no le importa nadie sólo velan por los bolsillos de ellos viendo que se pueden robar para seguir acumulando riqueza malhabida, no sé ni que palabras de aliento se le pueden dar tanto a los huelguistas como a sus familiares ya que viendo lo que pasó con Franklin Brito no son muchas las esperanzas que uno pueda tener, pero sí, hay que confiar en Venezuela y en los venezolanos honestos y trabajadores que somos la mayoría para sacar al zápatra y con estos jovenes luchadores hacer resurgir el País y como el ave fenix levantar el vuelo a la libertad y la justicia, que Dios y la Virgen los acompañe y los protejan y a sus familiares que tengan mucha fé y les den mucho cariño y a todo el pueblo que los acompañe y los ayuden.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: