Canal RSS

Ivette Franchi: “Cocinar es un acto de amor concreto”

Publicado en

Chef Ivette Franchi, apasionada de la gastronomía zuliana

Cuando Ivette Franchi se acercó a la mesa que habíamos
reservado Alberto Cundancín, Cristian Espinosa y yo en el restaurant Bamgú para
el festival de la zulianidad, y con su tono suave y dulce empezó más que a
describir, a recitar el menú como si de la más pura poesía se tratara, no pude
evitar pensar, en ese tonito irónico y sarcástico de gocho asimilado maracucho,
adquirido luego de 17 años viviendo en el Zulia:

“¡Miarma! ¿Qué le pasa a esta negrita de El Empedrao, de la
Bajada de Pichincha, para más señas, que viene a hablar con esa finura y elegancia
de tumbarranchos, mandocas, empanadas, bollos pelones, chivo, pescao embasurao,
mojito en coco y lomo negro? ¡¿Como que se comió y se le atragantó la finísima
y elegante Titina Penzini?!”

Ella, completamente ajena a mis pensamientos, terminó de
recitar su menú ofreciéndonos los postres:

-Tenemos, por un lado, el “Mosaico zuliano”, un colorido
postre que incluye majar blanco, creme brulée de dulce de limonzón, verme

Menú de la zulianidad en Bamgú

brulée de caujil, manjar de coco y diferentes conservas. Le pusimos ese nombre
en honor a los mosaicos del bolerista Felipe Pirela y a los característicos
pisos de las casas de El Saladillo. Y, por el otro lado, un trío de panacottas,
tres versiones de este exquisito dulce tipo mousse, hecho a base de cacao
porcelana del Sur del Lago, el mejor cacao del mundo. Cada una de las versiones
va acompañada de una conserva de plátano y una trufa de chocolate blanco.

Ivette volvió a darnos la bienvenida, volteó sonriente y se
dirigió a la cocina. Yo quedé con la hoja del menú en la mano, viéndola y
pensando: “¡Será que tanta refinación de la grasienta comida callejera y
tradicional del Zulia, podrá satisfacer no sólo mi apetito sino mi paladar?”.

Para mí, esa noche era todo nuevo. El restaurant Bamgu lo
visitaba por primera vez, un sitio pequeño, íntimo y decorado con muy buen
gusto, la atención acorde con el lugar y con la calidad de la comida que
sirven. Es uno de esos sitios de los que uno sale satisfecho por haber obtenido
el servicio y la calidad por los que se pagó.

Y, por primera vez también, iba a probar la sazón y el arte
culinario de Ivette, una reconocida chef empeñada en llevar la comida zuliana a
los mejores salones y restaurantes del mundo, de quien había escuchado hablar
pero cuyos platos, hasta esa noche no había tenido oportunidad de degustar.

Bocados zulianos en miniatura al estilo de Ivette

De entrada, los tres pedimos los antojitos zulianos. Un
plato que constaba de una selección de cinco

Mini mandoca

miniaturas: una empañada, un bollo
pelón sobre una aterciopelada salsa de tomate, una mandoca, un niño dormido y
un tumbarrancho. Todo servido con un exquisito sentido estético y con unas pequeñas
dimensiones prácticamente imposibles de concebir para la mente de quienes
cotidianamente hemos degustado esos alimentos en puestos callejeros y
comiderías.

Si bien a la vista el plato me asombró por la hermosura de
la presentación, el asombro aumentó cuando probé cada una de las miniaturas y

Mini empanada (Foto Cristian Espinosa)

pude comprobar que, a pesar del refinamiento proporcionado por la chef, cada uno
de los alimentos conservaba el sabor del plato tradicional pero trabajados de
tal manera que toda la grasitud y ordinariez características del puesto
callejero eran eliminadas y los sabores, tan conocidos por nosotros, invadían
de una nueva forma nuestro paladar. Era como tener un nuevo encuentro con
viejos y conocidos sabores y aromas.

De segundo plato me decanté por unos ravioli rellenos con
lomo negro, aderezados con la obscura y dulce salsa de la carne y acompañados
de un trozo de torta de plátano maduro y queso palmita. El sabor del lomo negro
no podía ser más característico y la sutileza, color y textura de la salsa alcanzaron
niveles indescriptibles, con un punto de dulce perfectamente equilibrado con el
sabor del queso zuliano madurado. Ni qué decir de lo exquisita que resultó la
combinación con la torta de plátano, hecha con plátanos casi pasados de
maduros, como se debe hacer.

Pescao embasurao y risotto de plátano (Foto Cristian Espinosa)

De paso, aproveché y le eché una probadita al risotto de
plátano que acompañaba al pescao embasurao, plato típico del Sur del Lago de
Maracaibo, que pidió Cristian. Una verdadera delicia, cremoso como un risotto
de arroz y con una mezcla de verduras y rico toque de picante.

Pero, con lo que puedo decir que toqué el techo fue con la
panacotta de chocolate amargo. La consistencia y textura de ese postre lo pueden
llevar a uno a niveles orgásmicos y la sorpresa de calabazates que anidaba en
su interior no podía ser más oportuna. La compañía de la conserva de plátano y
de la trufa de chocolate blanco que se derretía al contacto del calos de la
boca, lo convertían en un postre sublime.

La comida de Ivette se puede decir que se parece a ella. Es
profundamente zuliana, llena de colorido y sabor. Como ella, es cálida y sutil.
La chef y su sazón se dejan colar con suavidad y gracia y, sin que uno lo
advierta, ambas se instalan en el corazón del comensal.

Luego de terminar nuestros platos tuvimos oportunidad de
conversar un largo rato con Ivette. Ella nos contó de sus experiencias a los
largo de estos 17 años dedicados a la gastronomía, de su pasión por el Zulia y
de su orgullo de ser de esta caliente tierra. Hablamos de su programa de radio por la emisora Catatumbo y de su blog “Cinco panes y dos peces”. Nos contó algunos planes futuros
sobre los que se encuentra trabajando y de cómo ha recorrido toda la geografía
zuliana, comiendo en puesticos y tenderetes, hablando con los pobladores de las
apartadas regiones del Estado. Siempre probando, escuchando, en algunos casos
enfermándose, tomando notas, investigando la gastronomía zuliana desde sus
raíces para lograr alcanzar la calidad lograda en sus preparaciones. Y de su afán por llenar al país de zulianidad.

Con corazón henchido de orgullo, ella habla del increíble tamaño
que alcanza el camarón que se cultiva por los lados de La Cañada y que,
lamentablemente, los zulianos no pueden disfrutar pues la producción está
totalmente destinada a la exportación.

-¡Son camarones que miden hasta 25 centímetros! No es justo
que no podamos nosotros disfrutar de ellos. Por eso es que estamos buscando que
ese camarón sea declarado “Patrimonio Intangible del Zulia” de modo que sea
protegido y que, por ley, se tenga que destinar una parte de la producción a la
venta local.

Ivette comenta que lo mismo está sucediendo con los plátanos

Panacotta con cacao porcelana del Sur del Lago

del Sur del Lago cuya producción está siendo destinada en su mayor parte a la
exportación, como pasa con el cacao que se cultiva en la zona y que es
considerado el mejor del mundo. Para la chef hay una tarea pendiente en el país
y es rescatar todos los productos gastronómicos que se cultivan en diferentes
regiones, de excelente calidad y que son ignorados o desconocidos por la
mayoría de los venezolanos.

A pesar del amor que Ivette Franchi le profesa al Zulia,
comenta, no como queja sino como un reto, que la plaza que más le ha costado
conquistar es, precisamente, su terruño. Ella ha triunfado con su cocina
zuliana en Mérida, Caracas, Margarita y en cualquier ciudad a la que lleve su
sazón; sin embargo, siente que el Zulia se le sigue resistiendo, pero como es
una mujer de retos y de superar dificultades, insiste y su “Festival de la
Zulianidad” en Bangú parece haberle allanado bastante el camino.

Tarde o temprano, los zulianos, como el resto del país caerán
rendidos a sus pies ante su creatividad, su sazón, su constancia y su afán por
hacer que la gastronomía de su región natal llegue a todos los rincones de la
geografía nacional y traspase las fronteras del país.

“Para mí cocinar es una forma de amar. Es un acto de amor
concreto. No hay mayor placer que cocinar. Y, aunque reciba respuestas ingratas,
sigo e insisto. Es mi pasión”.

Anuncios

Acerca de Blog de Golcar

Comunicador Social, nacido en Mérida, Venezuela. Actualmente, vivo en Maracaibo y tengo una tienda de mascotas.

»

  1. Ivette Franchi es una estafadora consumada y con prontuario… A mi me estafo, hicimos un negocio juntos y se quedo con todas las ganancias… las pruebas estan a disposicion en mi cuenta de twitter y twitpic (maracaibohitman). igualmente en internet estan los juicios que ha tenido y hasta salio a relucir un dinero que se robo en la asociación de cheff de Maracaibo, vea el TL de @mandilvengador.

    Asi que Paisano (tambien soy de Merida), la loba vestida de oveja es tremenda estafadora.

    Pilas.

    Ruben Perez

    Responder
  2. Pingback: Ivette Franchi: “Cocinar es un acto de amor concreto” | infoCIUDADANO

  3. Bibiana Balestrini de Osorio

    Esas cosas de comer no deben escribirse donde la puedan leer las preñadas antojosas entre las cuales me incluyo y mucho menos con tan exquisito detalle culinario!!!

    Responder
  4. Lala de Balestrini

    Si a los demas se les hizo agua la boca inmaginese como estoy yo que soy tan jartona y que me gustan tanto esas cosas, voy a tener que ir a Maracaibo para que me lleve a probar esos platos que suenan tan deliciosos porque ademas usted lo narra con tanto gusto que uno hasta saborea cada plato.

    Responder
  5. Moreida de Delgado

    Se le vuelve a una la boca agua leyendo este blog, tu sabes Golcar que no soy amiga de comer esos revoltillos, pero tu describes con tanto gusto y cariño lo que comiste, que provoca es estar allá para ir a degustar esas delicias. Lamento que la foto de la panacotta con cacao de porcelana no sale (menos mal) porque capaz me voy de una para Maracaibo

    Responder
  6. Ligia Istúriz

    Ay, mi Golcar ¡ Qué rico comentario ! (nunca más apropiado el uso del adjetivo ) Informas sobre platos y sabores que desconozco, porque no he estado , más allá de brevísimas pasantías por esas tierras. Tal es tu aporte, divulgar la gastronomía local, aderezada con descripciones que estimularían las papilas gustativas del más inapetente de los venezolanos. En mi visita por esos tus predios, prometo hacerle honor a la oferta del sitio y ojalá que en el honor de tu compañía para disfrutar de la que avizoro excelente tertulia.

    Responder
    • Dáte por invitada, Ligia, aunque no disfrutemos los platos de Ivette pues ella era chef invitada en estos días, sé que conseguiremos buenos platos que degustar y la excelente tertulia es practicamente una promesa.

      Responder
  7. UD, como siempre, embebe a uno en sus relatos. Esta vez hasta se me hizo agua la boca. Lo que es imperdonable, injustificable, absurdo, egoista, entre otras cosas, es que NO NOS DEJÓ LA DIRECCIÓN del local. Voy, como decimos por acá, a buscar ese maldecío blog para ver si ahí la encuentro.

    Responder
    • Esta es la dirección Romer: Casa CC La Colina, Local 1 Planta Baja, C 84 entre Av 2A y 2B. Valle Frío. Diagonal al antiguo BancoMara y tiene cuenta twitte @Bamgu Pero Ivette estuvo invitada por unos días. No está fija allí.

      Responder
  8. maria pantin

    Que maravilla de lugar, tengo que ir, ademas Golcar, describes el arte culinario con gran destreza. No te conocia dentro de la cocina. Felicitaciones a esa Cheff hermosa. Un abrazote

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: