Canal RSS

Las elecciones fueron una fiesta… Hasta que me convertí en Ni Ni (I)

Publicado en

Primera parte de 3


La Fiesta electoral

Mis primeros recuerdos de eventos electorales provienen de cuando tenía ocho años de edad. Se acercaba el año 1973 y, con él, las elecciones en las cuales los principales contendores eran: Lorenzo Fernández por el partido socialcristiano COPEI y Carlos Andrés Pérez por el partido Acción Demócrática, la popular AD.

Cierro los ojos y me veo recorriendo las calles de La Parroquia en Mérida, con un tarro de pega hecha a base de almidón y afiches de CAP bajo el brazo. Empapelando mi pueblo natal a eso de las 11 de la noche con la propaganda del candidato de mi madre, adeca de toda la vida, activista y luchadora por su partido. Varias alegres noches transcurrieron en esos días de pegadera de afiches y distribución de banderines junto con mis hermanas y unos cuantos amigos. Para nosotros era un divertido juego.

Después, la alegría del triunfo. Mi madre contenta, celebrando. Las elecciones en esa época eran una fiesta, al menos así las recuerdo.

Se acercaba el año 1978 y ya la fiesta electoral de nuevo comenzaba. Otra vez llegó el tiempo de pegar afiches y jugar a hacer política. En esta ocasión, nuestro candidato era Luis Piñerúa Ordaz, con aquel pitico que tanto nos divertía al hacerlo sonar y escuchar como las notas parecían decir con tono claro y agudo: “Pe-ñe-rú-a”.

Noches de reuniones de mi mamá en la sede del partido, planificando acciones para, al salir de allí, empezar inmediatamente a ejecutarlas y yo acompañándola en todo momento.
El candidato por el partido COPEI y que resultaría vencedor en la contienda, era Luis Herrera Campíns. Me traslado en el tiempo y aún puedo ver a mis hermanas Moreida y, sobre todo, a Oraima que era más furibunda en eso de la política, recostadas a la pared del porche de la casa con caras compungidas, a punto de llanto cuando nos llegó la noticia de que el copeyano era el ganador. No recuerdo para nada haber notado esa tristeza en mamá, me parece que para ella era solo un traspié más en la lucha política. Un contratiempo que al día siguiente estaría olvidado y que para las siguientes elecciones se encontraría completamente superado.

Esas elecciones nunca las podré olvidar. Por primera vez en mi vida pude pasar la noche entera viendo televisión, una película tras otra pues, en esos días electorales era el único momento en que las televisoras no finalizaban sus transmisiones a las 12 de la noche. Debo haber visto cerca de siete películas transmitidas por RCTV que era mi canal favorito, sin cortes comerciales, solo con algunas interrupciones para informar sobre el evento electoral. A las seis y media de la mañana, cuando el sol empezó a clarear, salí de la casa para hacer un recorrido a pie por los centros electorales que me quedaban cerca, con una sensación indefinible de emoción, alegría, desconcierto y cansancio. Ese fue, sin duda, un gran día en mi adolescencia.

Así llegamos al año 1983 y, por primera vez, tengo la emoción no sólo de poder votar, ¡mi primer voto!, sino de ser miembro de una mesa de votación. Nada podía ser más perfecto para este joven que se crió entre activistas políticos. La batalla la daban Jaime Lusinchi por AD y Rafael Caldera por Copei. Yo, contrariamente a lo que se podría pensar, en esa oportunidad, aunque representaba en la mesa al partido blanco, ¿o a URD?, no recuerdo con exactitud, decidí votar naranja y, feliz, estampé el sello sobre la tarjeta del Movimiento Al Socialismo, MAS, abanderado por Teodoro Petkoff.

Sin tener muy claro por qué, a esa edad ni AD ni Copei parecían corresponderse muy bien con mis aspiraciones y con lo que yo esperaba para el país, me parecía que Petkoff podría corresponderse más con esos ideales de igualdad y justicia tan anhelados y, a sabiendas de que no tenía chance de ganar, le di mi voto. Ganó Lusinchi.

Candidatos de 1998

A partir de allí parece haberse desarrollado una especie de maldición. Creo no haber votado ni una sola vez por un candidato ganador. No recuerdo con nitidez por quien voté en 1988 cuando gano CAP su segunda presidencia contra Eduardo Fernández, sé que no fue por ninguno de los dos porque desde entonces no me he sentido identificado con ningún candidato.

El único año que no ejercí mi derecho al voto fue en 1993, porque me encontraba ya viviendo en el Zulia, trabajando en la campaña de Lolita Aniyar para la Gobernación y no tuve tiempo de hacer el cambio de residencia ante el CNE. ¡Qué ironía! Para una vez que iba a depositar un voto ganador, al menos para la gobernación, no pude sufragar.

Llegamos a las elecciones de 1998 y el panorama electoral está conformado por un empresario de rancio abolengo, Salas Römer, una ex Miss Universo, Irene Saez, y un teniente coronel, exgolpista, Hugo Chávez Frías. Ninguna de las opciones se me hacía la más mínima gracia, no se acercaban ni siquiera un poco a lo que yo quería para Venezuela, pero la que menos me hacía gracia, era la de Chávez. Siempre juré que me cortaría la mano antes que darle un voto a un militar. Me tapé la nariz y con una profunda sensación de asco y de impotencia, le di mi voto al empresario carabobeño. El tiempo y el ejercicio del poder autoritario y facho del teniente coronel parecen haberme dado la razón.

Pero la seguidilla de votos asqueados no terminó allí. En cada proceso electoral que ha venido desde entonces, para todos los efectos, me he dedicado a votar en contra de, tapándome cada vez más fuertemente la nariz, pero seguro de que debo hacerlo, de que no puedo desperdiciar la oportunidad de manifestar mi opinión y mi disconformidad a través del voto.

Continúa…
Anuncios

»

  1. Pingback: Las elecciones fueron una fiesta… hasta que me convertí en Ni Ni (I) | infoCIUDADANO

  2. En la segunda parte de este post, que se publicará el domingo, explico un poco los dos tipos de NiNis que a mi juicio tenemos y en cual de los dos me ubico. Así que solo queda esperar el domingo para verlo y saber de algunas cosas de la oposición que me hacer sentir Ni Ni. Gracias a todos por leer y comentar.

    Responder
  3. Ligia Isturiz @seleccionada

    En la tónica fundamentalmente anecdótica de tu post de hoy, Golcar, tecomento que nunca he tenido mejor suerte que tú en eso de escoger el candidato ganador. Me formé en una cultura en que el sufragio generaba un derecho pero también un deber, y así no he dejado de cumplir con esta obligación ciudadana, llegando al extremo de cambiar fechas de viaje para estar presente en el evento electoral. El único voto que considero insólito y vergonzoso en el cual he incurrido es en favor de Arias Cárdenas, en la sincera – aun cuando ingenua- creencia que era “un disidente” . Aún cuando jamás he tenido militancia, ni “simpatías” por partido político alguno, los considero esenciales para la operatividad de la democracia.y siendo profundamente crítica, pero también participativa, nunca mue contabilizaría como “Ni-ni”

    Responder
  4. Pues yo te doy toda la razon Golcar (como siempre) porque yo tamben he sufrido la decepcion no solo de los politicos, sino de sus partidos, que viendo en el abismo que estamos viviendo y que esta haciendo sufrir a mi bello pais han sido dirigidos por una cantidad de ineptos que solo piensan en ellos y poder que tendran de hacer lo que se les de la gana, (OJO no son todos) sin tomar en cuenta los grandes grupos de activistas sociales y comunules y por sobre todas las cosas DEMOCRATAS, que estamos en la bases y seguimos en las luchas! Yo por eso tambien me considero NINI. Pero no como esos que describe nuestra querida lala, que demas esta decrlo son muchos, yo soy de los activos, de los que estoy ahí dispuesta a lo que me llamen cada vez que hay eventos electorales y la unica manera que consegui para seguir haciendolo de una manera organizada fue perteneciendo a SUMATE, QUE AUNQUE MUY CRTICADA! Por algunos, siento que hemos hecho un gran papel a la hora de cuidar los votos. Ademas hoy en dia tengo la fe y la esperanza en la Mesa De la Unidad. Que hasta ahora siento que lo esta haciendo muy bien! Y les cuento tambien, que yo tampoco he dejado jamas de ejercer mi sagrado deber de votar, ni cuando vivi en el imperio meesmo, porque vine vote y aproveche de pasar las navidades con mi hermosa y democrata familia. Besos a todos!

    Responder
  5. En cada proceso electoral que ha venido desde entonces, para todos los efectos, me he dedicado a votar en contra de, tapándome cada vez más fuertemente la nariz, pero seguro de que debo hacerlo, de que no puedo desperdiciar la oportunidad de manifestar mi opinión y mi disconformidad a través del voto….
    ESO ES AMIGO….Que triste dilema pero es asi !

    Responder
  6. Lala de Balestrini

    Yo nuuuuuunca en la vida desde que voté por primera vez he dejado de cumplir con el Sagrado deber, siempre he cumplido con la Patria porque es una enseñanza muy arraigada en mi familia ya que desde muy niños nos educaron para ser demócratas y cumplidores de nuestros deberes , debo confesar que en muchas oportunidades también he tenido que votar con la nariz muy tapada por la podredumbe que despiden los candidatos pero así, lo he hecho, por eso yo pienso que ojalá y en ésta oportunidad podamos ir a votar con gusto con orgullo venezolano que el candidato elegido tenga las condiciones necesarias para sacar al País del atolladero en que nos tienen metidos, que Dios y la Virgen quieran que presentan las propuestas necesarias paras que volvamos a tener un País próspero y que nos podamos sentir orgullosos tanto de nuestros gobernantes como de nuestros conciudadanos donde vuelva el respeto, la tolerancia ( bien entendida) y que seamos envidia del mundo y ejemplo de democracia como lo que fuímos en un pasado no muy lejano. Y hablando de los ni-ni me parece que es lo peor que se puede ser en la vida porque para mí particularmente los ni-ni lo que son, son unos sinverguenzas que están esperando que los demás hagan para luego ellos disfrutar de lo logrado sin haber tenido que mover ni una paja para que las cosas marcharan por buen camino y acuerdense de algo por los ni-ni fue que él que les conté está donde está porque si los opositores hubieran salido a votar en masa, jamás pero jamás en la vida ese hombre hubiera llegado al poder.

    Responder
  7. Moreida de Delgado

    A mi ya se me perdió la cuanta de cuantas veces he tenido que votar con la nariz tapada, desde que el innombrale llegó al poder, creo que en ninguan elección me han cenvencido los candidatos, ni para gobernaciones, ni presidencia, ni ediles, ni para diputados, el único por el que he votado ultimante, convencida de que lo hace y lo hará bien, es por Gerardo Molina, bueno y salvando cuando vote por Carlos Belandria cuando ganó la Alcaldía, de resto creo que ni para candidatas de ferias me han convencido, porque yo soy de las democrocratas convencidas de que hay que votar cuantaS veces nos llamen a hacerlo y para lo que sea que nos llamen, pero creo que lo que mas me duele es haberle dado mi voto al payaso del Arias Cárdenas, porque de paso yo estaba convencida de que era un lacayo del innombrale y que no se podía creer en él pero como o erá él o el innombrable porque no habia mas opción y mi convicción democrática no me permite no hacerlo, me toco darle mi valiosísimo voto a ese bandido vendido.

    Responder
  8. Querido Golcar, yo también voté por Salas Römer, no porque me gustara, pero jamás le daría mi voto a 1 golpista y menos que predicaba cortarle la cabeza a los adecos, más que por el hecho en sí, Sabiendo que no se atrevería, el develaba el tipo de energía que prefiero perder que encontrar. En cuanto a Salas, a pesar de no ser mi elegido, era la época que iba mucho a Morrocoy y el paso por Carabobo, me hacía pensar que lo estaba haciendo mejor que peor, que diferencia abismal se notaba entre Aragua y Falcón con Carabobo, esta se veía en progreso, siempre como lavaita…Ojo la dinastía Salas sigue sin gustarme de tener otra opción…Heyyy cuando voté por Alvarez Paz, lo hice sin taparme nada, llena de esperanzas…

    Responder
  9. Y luego dicen que los nini no votamos… 😉

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: