Canal RSS

De la Grand Central Terminal al Cirque Du Soleil

El primer día en New York comenzó con un exquisito desayuno en Baguette Paris, un pequeño local en la 6ta. Avenida con la calle 32 en el que se puede degustar la apetitosa pastelería francesa. Bocadillos dulces y salados siempre frescos y deliciosos, que descubrimos por casualidad la noche anterior en nuestro recorrido sin rumbo fijo.
Satisfecho nuestro antojo, decidimos caminar la 7ma. Avenida justo como siempre soñé hacer en Nueva York, sin dirección establecida. Solo caminar las calles de la ciudad, contemplando sus edificios y vitrinas y sintiendo que pertenecemos a una escena de una película de Woody Allen o que acabamos de visitar a Samantha o Carry en cualquier capítulo de Sexo en la Ciudad.
Disfrutando cada paso del paseo, empezamos a ascender en los números de las calles sin saber a dónde iríamos a parar, solo admirando todo lo que nos rodeaba.
En una esquina vimos un toldo verde como los que siempre se observan en cualquier film rodado en La Gran Manzana en el que venden alimentos orgánicos. Entramos y decidimos comprar el desayuno del día siguiente: jamón, chorizo y queso munster rebanados, dos baguettes y un yogurt líquido. Esa es una buena forma de ahorrar dinero en ciudades caras como New York o París. Se compran los ingredientes para preparar un buen panini en la habitación del hotel y lo que pudo haber sido un desayuno de 25 o 30 dólares, termina saliendo por 8 o 10.
Salimos del establecimiento y continuamos nuestro recorrido. Unas cuantas cuadras más adelante, nos sorprendió una edificación antigua que, aunque no pudimos identificar de inmediato, sentíamos que el inmenso reloj de Tiffany bajo la mirada del dios romano Mercurio, en la parte superior de la fachada nos era familiar.
Decidimos acercarnos para descubrir que se trataba de la Grand Central Terminal en la calle 42. Al asomarnos para fisgonear a través del cristal de las puertas, el corazón me dió un vuelco. Era como estar frente a una pantalla de cine y pensé que en cualquier momento atravesaría la escena Shirley Temple, Alfred Hitchcok, Ingrid Bergman Cary Grant o Bob Hope.
Entramos y quedamos deslumbrados por la edificación de más de 200 años, en cuyo centro reluce el famoso reloj de cuatro caras, también tan familiar gracias al cine.
Sin duda, una de las mejores formas de conocer la estación es alquilar por 6 dólares la audio guía y seguir sus instrucciones.
No voy a hablar de sus fabulosas lamparas ni a dar mayores detalles de su arquitectura porque imagino que son datos que se pueden conseguir en internet, pero debo resaltar que recorrer la estación en su totalidad, pasando por el hermoso mercado, parándose en el pasillo de los susurros para maravillarse con la magia de la acústica que permite que dos personas, ubicadas en esquinas opuestas del pasillo se comuniquen con susurros que viajan a través del techo y detenerse para almorzar en cualquiera de los restaurantes que hay en la planta baja de la estación, es simplemente la concreción de un maravilloso sueño.
Nosotros decidimos probar suerte con la comida mexicana en el restaurante Zócalo, donde nos atendio un simpático colombiano a quien de inmediato comencé a llamar “Paisa”.
Nos decantamos por un cerdo guisado acompañado con fajitas y nachos, con un contorno de caraotas y arroz. La ración super abundante y de rico sabor. Con un plato pueden perfectamente comer dos personas y quedar satisfechas. Ojo, recuerden si deciden comer en este sitio, que están en USA, así que la comida, aunque de rico sabor, es mexicano-americana y no estrictamente mexicana.
Después de tan opiparo almuerzo, ya casi a las cuatro de la tarde, terminamos nuestro recorrido por la Grand Central Terminal y regresamos al hotel para bañarnos y vestirnos para ir al Radio City Music Hall a ver Zarkana, el más reciente espectáculo del Cirque Du Soleil, creado especialmente para este emblemático teatro niuyorquino.
La historia del mago Zark comienza con un hueco en el telón de fondo del escenario, a través del cual se ve Manhattan a lo lejos. Por allí entra el mago para contarnos su maravillosa y onírica historia con una fabulosa puesta en escena y cuya estética nos recuerda a Gaudí y a Klimt.
Zarkana, como todos los espectáculos de la compañia es un homenaje de pricipio a fin a Newton y su Ley de la Gravedad, con el condimento adicional de que en esta oportunidad, el director François Girard estaba decidido a sacar el mayor provecho del sistema volador más grande del mundo, ese sistema de cuerdas y equipos que cuelgan sobre la escena y que se usan para mover escenarios y luces, entre otras cosas.
Según explica Girard en el catálogo de mano, todo en Zarcana está dirigido y condicionado para sacar el máximo provecho de acuerdo a la escala del Radio City.
Zarkana es definida por su director como una “opera rock acrobática”.
Como siempre, en escena los artistas llevan sus cuerpos, acrobacias y desafíos a la gravedad a límites imposibles de creer pero la utilización de recursos de video, escenografia espectacular y la música en vivo convierten a Zarkana en uno de lo mejores espectáculos multimedia que uno pueda imaginar. Por momentos todo parece hecho como en una especie de cuarta dimensión y uno no logra distinguir qué sucede realmente en la escena y que está siendo proyectado en video. El telón de fondo parece desaparecer y dar una sensación de infinito. Un fondo sin fondo. Es como una superposición de planos imposibles de imaginar y de creer de no ser porque los estamos viendo completamente despiertos, aunque parezca que soñamos. Culebras, pájaros, arañas, que cantan operáticas canciones, seres imaginarios que dan vida a una hermosa historia que se disfruta de principio a fin. Uno sale del teatro con la sensación de haber sido parte del sueño de alguien. Un sueño en el que la imaginación no parece tener límites. Es como ver una película de fantasía, o mejor dicho, Zarkana lo hace a uno partícipe de una historia de fantasía.
Con esa especie de delirio dejé el Radio City y comenzamos a dar tumbos por las calles de Manhattan. De pronto, sin darnos cuenta, como si el sueño del circo no hubiera terminado, nos encontramos en el Rockefeler Center y unas cuadras más allá, el resplandor de unas luces, nos llevó hasta Broadway, donde el sueño de luces y sonido del Circo del Sol parecía empeñado en seguirnos.
Un intenso aguacero nos obligó a buscar la forma de regresar al hotel. Entendimos que era el momento de experimentar por vez primera la aventura del metro de Nueva York, la cual terminó siendo mucho más sencilla de lo que esperábamos. El subterraneo funciona como todo sistema de metro del mundo y con un poco de atención no habrá mayores inconvenientes que lamentar. En 10 minutos ya estábamos de vuelta en el hotel, para descansar unas tres horas antes de acometer la aventura de un nuevo día en la Gran Manzana.

Anuncios

»

  1. Hola Golcar , como estas . Viajar es uno de mis sueños preferidos y leyendo esos relatos juro estar en Nueva York y disfrutar del Cirque du soleil.
    Desde que te conozco y te leo he dicho que eres un escritor fenomenal.
    Vivo cada paso de tu viaje como si yo estuviera allí. Nosotros estas vacaciones viajamos hacia el sur. Realmente fue un recorrido que disfrutamos, nos divertimos y nos encantamos con la odisea de conocer otros espacios. Luego te contare.
    Te recuerdo siempre
    Un beso
    Fanny

    Responder
  2. DE VERDAD QUE NO CAMBIO UNA DELICIOSA AREPA ANDINA POR UNA COMIDA EXTRAÑA Y LLENA DE QUIZAS QUE COSAS VENDEN POR ESOS CAMINOS. DEBERIAS CONTEMPLAR EL MARAVILLOSO ESPECTACULO DEL CATATUMBO Y LA CAIDA DE AGUA DEL VELO DE LA NOVIA, LAS CUALES SON NATURALES Y HECHAS POR LA MANO DE DIOS. SEGURAMENTE LAS HABRAS VISITADO, PERO NO HAY QUE AVERGONZARSE DE ELLAS Y DEBERIAN ESTAR COLOCADAS EN UN SUPER BLOGS PARA TODA LA HUMANIDAD. NOTA: NO TE MOLESTES PRIMO. JAJAJAJA

    Responder
  3. Lala de Balestrini

    Bellísimo el relato del cirque de soil, siga contándonos con lujo de detalles todito lo que viva porque yo estoy disfrutando su viaje como si anduviera con ustedes, y se fija que no son exageraciones mías cuando digo que me sentía toda una actriz caminando por Brodwyay? esperando el próximo relato me voy a dormir porque son las 3 de la mañana
    .

    Responder
  4. Si las Imágenes del Cirque du soleil, son de ustedes no puedo imaginar la iluminación tan espectacular que debe haber existido allí, pues supongo que no podían pasar con cámaras muy notorias, así que debieron tomarse con el teléfono o una cámara pequeña y aun así están espectaculares, la del rostro es increíble los detalles que se pueden ver me imagino a una distancia importante, que sigan disfrutando y lástima que haya que dormir, estoy segura que si pudieran conseguir suprimir el sueño para aprovechar 24 por 24 lo harían felices de la vida, un gran abrazo y que todo siga maravilloso que cada sea aun mejor!!!

    Responder
  5. Que finooo!!! Hermanito salir de este submundo para entrar a esa maravilla!!! Leyendo todo esto tan lindo que han vivido en tan poquito tiempo recuerdo los blogs dedicados a Cuba y que en este justo momento no viene el nombre a mi mente. Pero me encantaria que lo coloques, para los que no lo han leido puedan leer y comparar y lo mas seguro es que los chavistas que lo lean piensen y digan que eso es mentira, que tu lo ves asi porque eres “escualido” sn inmagnarse nunca! N buscar la manera de constatar la verdad.
    Gracias m hermano por compartir este viaje con todos nosotros y prefiero mil veces vivir en lo organizado y desarrollado del IMPERIO, que en el desorden y la MISERIA de los CUBANOS. DIOS LOS BENDIGA!!! Y que sigan disfrutando de la segurdad que brinda el MPERIO MEEESMO!!!

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: