Canal RSS

“Revolución”, entre #Rosinesing y los niños de La Piedrita

Publicado en

Fotomontaje: "#Rosinesing, retrato de familia" de Lerians Rojas con imágenes de la WEB

Cuando estudiaba Comunicación Social en San Cristóbal, una compañera de estudios, con cierta frecuencia, me invitaba a que me inscribiera en el PCV, Partido Comunista de Venezuela. Yo guardaba silencio ante su invitación y le sonreía. Ella decía insistentemente que era en serio y yo me limitaba a volver a sonreír.

La invitación a militar en el PCV la alternaba con una sempiterna cantinela de que se quería quitar la vida porque no soportaba este mundo injusto y desigual. La escena se repetía por lo menos una vez a la semana. Una semana el PCV, la otra el suicidio.

Ella, supuestamente atormentada y a punto de suicidarse, era una niña bien, sin privaciones ni limitaciones, de padres acomodados que vivían en la urbanización Torbes, una de las mâs exclusivas del Táchira, donde residían puras familias del más rancio abolengo tachirense, tratando de convencerme a mí, pobre de solemnidad, de La Parroquia en Mérida, de buena familia también pero de escasos recursos económicos, para que me inscribiera en el partido del proletariado. Y yo callaba y sonreía…

Para ese entonces, teníamos un profesor, militante del PCV también, quien siempre alcahueteaba y tapaba las faltas de sus colegas, sobre todo si eran de su misma tendencia política. Pero, además del profesor y mi compañera de estudios, había un tercer miembro del PCV que yo conocía. Un compañero estudiante de Educación por unos 12 años o más, “líder” estudiantil del Partido Comunista, con terribles errores ortográficos al escribir que eran aún peores al hablar. El era de esos que dicen “Nadien tiene derecho a explotar a los obreros, ni man que tenga mucho rial o haiga hecho una gran fortuna”. Y cosas por el estilo.

El temita del suicidio le duró a mi amiga hasta un día que me consiguió con el apellido atravesado y le dije:

-Mire, mija, si se quiere matar hágalo de una vez. Si necesita ayuda, yo la llevo en un taxi y la dejo en el viaducto pero ya me tiene frito con el cuentico del suicidio.

Punto y final. Esa fue la fórmula para echar el tema al olvido.

Ella dejó de invitarme al PCV, un día que me levanté con el pie izquierdo y cuando me preguntó por qué no me inscribía en el partido, le dije:

-Yo me inscribo en el PCV el día que usted, el profesor fulano y Henry, que tiene mil años estudiando educación y no sabe ni hablar, se salgan de ese partido. Ustedes no son ni comunistas, ni izquierdistas, ni socialistas ni revolucionarios un coño. ¡Ustedes no son más que un bluff!

Y hasta ese momento callé y sonreí. A partir de allí decidí que no me calaba más esas incoherencias ideológicas ni tanto “comemierdismo”.

De mi amiga y el profesor no volví a saber en estos años. Al líder estudiantil, eterno estudiante de la Escuela de Educación me parece haberlo visto hace poco en un noticiero. Ahora pertenece al proceso. Finalmente se graduó, según creo, y tiene un cargo de diputado o algo parecido, pero evidentemente no aprendió a hablar pues en sus declaraciones decía más o menos así:

-“Ellos creían que “íbanos” a fritar cabezas de adecos, pero no “jue” necesario. La revolución llegó para quedarse aunque “haigan” escuálidos a los que no les guste…”

De esta historia me acordé uno de estos días cuando, en una cola de una hora para comprar un kilo de leche, algunos de los que allí estaban resaltaban las bondades de la revolución y del socialismo y el amor del comandante presidente por los pobres del país.

Hacían su cola tranquilos porque gracias a las bondades de las misiones de Chávez estaban recibiendo una misión de 400 bolívares que les permitían comprar esa leche para luego revenderla en el centro de la ciudad al triple del valor que habían pagado por ella. A tal fin hacían, ellos y sus familiares, la fila varias veces para poder comprar la mayor cantidad de leche posible, que les hiciera más rentable el negocio.

Cuando los vi, recordé al ex furibundo copeyano del mercadito de las verduras de los fines de semana, ahora “revolucionario”, “socialista” y chavista rajao, que vende granos y condimentos y quien siempre ha tenido en su chiringuito Mazeite para venderlo al triple del precio regulado, cuando en los supermercados hace meses que no aparece.

Estos, como los de mis tiempos de estudiante, no son comunistas, ni izquierdistas, ni socialistas un coño. En todo caso, son chavistas, y de los pendejos, de los que se creen el cuento del amor al pobre y el ¡viva la revolución!

Porque, en el otro extremo del chavismo, están aquellos que se han enriquecido a costa de la “revolución”. Aquellos que hace 6 u 8 años no tenían dónde caerse muertos, crearon empresas de maletín y consiguieron, a punta de comisiones y sobornos, jugosos contratos con el estado y hoy ostentan 4 camionetas último modelo de las que no crecen más y cuatro casas de construcción nueva en las más costosas villas cerradas, equipadas con muebles y electrodomésticos nuevos de paquete y en muchos casos importados del imperio, pagando las respectivas comisiones en las aduanas.

O aquellos que se dan golpes de pecho defendiendo el socialismo y la revolución porque están bien enchufados con el régimen y sus obscenos ingresos les permiten irse por un mes o mes y medio a Europa, hospedándose en hoteles 5 estrellas y pagando por una noche de habitación el equivalente en bolívares al precio del alquiler mensual de una modesta vivienda en Venezuela.

También están aquellos que gracias a la “revolución” obtuvieron cuantiosas cantidades de dinero para formar cooperativas de producción. Como unos a los que les dieron 300 mil bolívares fuertes en máquinas de coser y equipos para hacer una cooperativa de costura y, cuando les llegaron las maquinarias, de los 5 miembros, ninguno quería trabajar porque “él era dueño” y terminaron rematando los equipos, vendiendo máquinas de 15 mil bolívares fuertes a 3 mil y repartiéndose y malgastando el dinero para terminar en la misma situación que empezaron. Todo sin la más mínima intención de devolver el dinero que les dio el gobierno, confiados en la impunidad que campea en todos los ámbitos de la vida del paìs. Ellos se siguen llamando “revolucionarios”.

Estos, como los de mi tiempo de estudiante, no pueden ser llamados socialistas ni revolucionarios. Unos, no son más que pendejos que se conforman con las migajas que les caen de arriba. Los otros, son oportunistas, aprovechados,

El ícono del Socialismo del Siglo XXI oscila entre esta foto y la imagen de Rosinés con su abanico de dólares. Foto tomada de la cuenta Twitter de @acaballoregalao

“vivos”, recién vestidos, nuevos ricos. En fin, en el mejor de los casos, llamémoslos Chavistas, de esos que se toman fotos con la cara tapada por fajos de dólares y las suben a las redes sociales, una imagen que, más allá de la baja denominación de los billetes mostrados, es una bofetada y una burla para los ciudadanos de un país donde solicitar dólares para tratarse una enfermedad en el exterior es un karma y la espera puede significar hasta la muerte o donde el trámite para adquirir un máximo de 3 mil dólares para un viaje de placer implica gastar energías y tiempo y someterse a maltratos burocráticos.

La imagen de la “revolucionaria” Rosinés con su abanico de dólares contrasta con las que circulan de un acto del colectivo La Piedrita en las que se aprecian unos niños con caras cubiertas por pañuelos cual malhechores, empuñando unos fusiles AK47. El socialismo del Siglo XXI, “bolivariano” y “revolucionario” parece debatirse entre esas dos imágenes.

Ante estos “socialistas” de nuevo cuño, tampoco puedo callar y, mucho menos, sonreír.

<object width=”560″ height=”315″><param name=”movie” value=”http://www.youtube.com/v/aZe4TNNP3Ag?version=3&amp;hl=es_ES”></param><param name=”allowFullScreen” value=”true”></param><param name=”allowscriptaccess” value=”always”></param></object>

Anuncios

Acerca de Blog de Golcar

Comunicador Social, nacido en Mérida, Venezuela. Actualmente, vivo en Maracaibo y tengo una tienda de mascotas.

»

  1. Fernando De Paz

    Leyendo este blog y específicamente este artículo, no me quedan más que palabras de felicitaciones tanto al escritor como a los comentaristas… Excelentes análisis y críticas. Sin embargo, permítanme aclararle algo al escritor y eventualmente a las demás personas que leen este artículo.
    Si bien el hecho de una foto tomada con niños portando armas de guerra es un hecho aberrante, también es cierto que para no caer en el mismo terreno de los chavistas no debemos cometer el error de emitir “Falsas Verdades” a las cuales nos tiene acostumbrado el Presi-Comandante. Por qué lo digo? Es simple… en realidad las “Armas” que tienen las niñas no son reales, son de plástico.
    De igual forma mi estimado Golcar, dichas armas no son AK-47 ni son rusas. Son copias de un fusil carabina M-4 de fabricación norteamericana. No caigamos en el juego de hacernos cómplices de “copiar y pegar” lo que escuchamos y vemos por doquier… Confirmemos primero las informaciones antes de emitir juicios, opiniones o retransmitirlas!

    Reitero mi opinión de aberrante el hecho de hacer eventos y actos con niños y niñas portando armas de guerra…sean réplicas o no. El fin es el mismo.

    Saludos y un abrazo.

    Responder
    • Gracias por la aclaratoria, Fernando. Yo de verdad no sé absolutamente nada de armas, de hecho no sé distinguir una pistola de agua de un fusil y este de un chopo. Como dices, es aberrante la imagen sea con el tipo de armas que sea sobre todo cuando proviene de seguidores de un règimen que con la excusa de proteger a los “niños, niñas y adolescentes” ha prohibido telenovelas y juegos.

      Responder
      • Fernando De Paz

        Tranquilo Amigo, tampoco es que yo sea un experto en armas. Simplemente me gustan y pues conozco del tema lo suficiente como para esa aclaratoria! 😉 Y tienes razón, la “Falsa Moral” ha sido la pauta en este gobierno. Critica a muchos y ellos hacen lo mismo. Prohiben cosas que ellos mismos hacen y así sigue una laaaaarga lista. Pero esto, sin duda es aberrante e indignante y ellos, como siempre lo minimizan. Y quizás hasta lo satirizan haciendo ver que es la “Oposición” quien le da mayor importancia. Pero bueno… Amanecerá y veremos! 😉 Saludos.

  2. Moreida Rojas

    pues para no agregar mas insultos a los susodichos, aunque se queda uno siempre corto, te marco la estrella de excelente, como siempre

    Responder
  3. En estos días me encontré, entre una discusión vía facebook donde un seguidor del proceso criticaba firmemente a Capriles alegando que ese tipo no tenia familia ni hijos ante el comentario de una simpatizante del precandidato que escribió que: “ un hombre que no ha podido sostener una familia, mucho menos puede sostener un país”; la verdad esto me hizo volver a mis reflexiones acerca de que no podemos ser seres disgregados en nuestro ser, es decir; mal amigo pero buen socio, o buen hombre pero mal hijo, mal esposo pero buen político y cualquier otro contraste que se quiera en un mismo ser y me preguntaba:
    1.- Sabrán los hijos de Chávez lo que es vivir fuera del maltrato y la marginalidad?
    2.- Entendieron ellos de que tanto le habla al país su papá?
    Ojo, no creo ser ni Dios ni mucho menos un ejemplo de vida a seguir, por eso no pretendo ser Presidente de ningún país, es más, ni siquiera del condominio donde vivo, pues tengo mediana idea de lo que es el liderazgo, y es UNA RESPONSABILIDAD , primero que nada! Un líder es un ser que tiene seguidores, que es un ejemplo, que indica el camino para muchos que lo seguirán sin juicio alguno en muchos casos, un líder puede ser el agente determinante en la transformación para bien o para mal el destino de una pareja, de una familia, un país y del mundo o una buena parte de él….. Para redondear la idea me pregunto: ¿tendrá Chávez clara idea de esto? Y ¿si eso es así y somos seres integrales que pasó con la responsabilidad primera que tenemos con la vida, que es entregarle a la especie, seres humanos preparados por nosotros, mejores condiciones de las que encontramos?, para eso creo yo, nos reproducimos y entregamos la vida y nuestros principios a quienes nos sucederán, (claro siempre ellos lo harán con versiones mejoradas, me pregunto en el caso Chávez que es el que me ocupa:
    1.- ¿sus hijos no entendieron su concepción de la vida o no se las explicó a ellos? Y si es así y sus ideas son tan buenas ¿por qué no se ocupó de los seres que más lo pueden haber amado en la tierra, sus hijos, a quienes le dios la vida? O fue más bien que ni ellos se comieron el cuento?, o que ellos entendieron que el “ser rico es malo” era para los demás pero para ellos no? Será que: no sintieron la presencia de un papá en casa y sus enseñanzas amorosas o peor aún el maltrato fue tanto que lograron con los mismos recursos que él le proveyó revelarse hasta dejarlo en ridículo, exponerlo al chantaje, criticarlo en el seno pero no con argumentos sino con excesos y desvergüenza para ellos ( y solo para ellos porque a mi si me gusta tener abanicos de dólares y muchos, en toooodos los rincones de mi casa, y por eso les enseño a mis hijos que el dinero no es malo, los malos son los personajes que abusan de los demás por tenerlo, pero que los cobritos son muy buenos sobre todo si son nuestros)
    2.- Sera Chávez un ser integral? Y viendo a su mamá estoy llegando a pensar que si lo es! Pendejos aquellos que están pensando que creen que es comunista! El es completico integralmente un tirano, manipulador que ni le importan los principios ni familias sólidas ni constituciones, el poder por el poder, por eso como buen tesorito de su mami ya la dejo complacida y se complace él, formando generaciones igualitas e integralmente abusivas y ególatras, creo que esto no es ni comunismo ni capitalismo, sino irresponsabilidad de marca mayor!!!, seguido de aquellos que al igual que el presidente y su familia viene dada por esa capacidad de mantenerse en la marginalidad de la realidad, consecuencia de jamás ser sido capaces de ingresar al sistema productivo de este país con esfuerzo propio o meritos ganados, esa marginalidad luego se traduce en irresponsabilidad como padre como gobernante y sobre todo como líder, que termina de redondear este personaje bastante completo e integral por donde se le mire.
    Felicitaciones Golcar!!! estos artículos son los que nos ponen a reflexionar a muchos y nos hacen salir corriendo un viernes, a tomar un wisquie doble para retomar la calma, porque mañana Sábado, hay que seguir trabajando con optimismo, para echar este país adelante, o bueno…. al menos a una humilde familia con 3 muchachitos como la mía jajajajjaj

    Responder
  4. Ligia Istúriz

    No por demasiado conocidas las miserias y contradicciones de nuestra realidad de pais, pierde encanto la gracia y el color que le pones a tu narración, a medio camino entre el humor y la indignación, muy bien ilustrada con anécdotas ( y fotomontajes, en este caso ). que reflejan esa picaresca política en la que tal vez hemos vivido desde siempre.
    Tal vez más dolorosas , sí, más groseras, cuando se pretende enmascararlas bajo una “ideología”, cuyos términos ha decodificado la Historia. con la evidencia de los hechos.

    Responder
  5. “Estos, como los de mis tiempos de estudiante, no son comunistas, ni izquierdistas, ni socialistas un coño. En todo caso, son chavistas, y de los pendejos, de los que se creen el cuento del amor al pobre y el ¡viva la revolución!”
    La ironía es que SÍ son socialistas, comunistas e izquierdistas. El comunismo es una máscara elaborada con frases de “solidaridad y amor al prójimo” para esconder al pillo que quiere imponerte una pesada carga de sacrificios y sentimiento de culpa mientras ellos saquean los recursos de la sociedad.
    Fíjate que sucede lo mismo con las religiones. En nombre de un dios misericordioso y lleno de amor al prójimo, viven en palacios arzobispales cometiendo toda clase de tropelías. No hablo de los que abusan a los niños, hablo de los que apedrean mujeres públicamente en nombre de dios. Hablo de la inquisición, quienes se especializaban en la tortura para salvar tu alma mientras quemaban tu cuerpo.
    Tu amiguita suicida, tu profesor y el eterno estudiante con mala ortografía, no son excepciones. Quien sea la persona que cumulgue con un credo totalitario–dios o el proletariado, el cielo o la lucha de clases–va a cometer desmanes en nombre de su totalitarismo. Esa es la esencia del comunismo. Los mismos abusos, las mismas tropelías las verás en todo país comunista y en toda teocracia.
    A mi que no me vengan con cuentos de que quieren lo mejor para mi, para mi país, o para mi alma; a mi que me dejen decidir por mi cuanta.

    Responder
  6. Bibiana Balestrini de Osorio

    Bueno, por ahí hay un dicho que reza “quien a los 20 años no ha sido socialista no tiene corazón, pero quien a los 30 sigue siendo socialista no tiene cerebro”… Cuando a mis 20, adeca por convicción escuchaba e idolatraba a Fidel Castro y a Silvio Rodríguez y Pablo Milanes pensaba que ese era el mejos sistema y en realidad hasta me parecia que la socialddemocracia podia parecérsele, craso error, me imagino a los cubanos mentàndonos madres a quienes asi pensàbamos, tal como se las miento yo a cuanto artista, miss, deportista, etc muestra afinidad, simpatía o interés por la porquería esta que llaman socialismo del siglo XXI; creo que desde lejos, quienes no lo viven en carne propia, y quienes solo ven lo que quieren ver pues es mas fàcil apoyar y/o tolerar este sistema, pero en definitiva no se puede tapar el sol con un dedo, mucho menos si es el meñique!

    Responder
  7. Golcar, me llevo esto al muro de Facebook.

    Responder
  8. Chamo…..que queres que te diga??? Absolutamente cierto. Sin desperdicio, como todo a lo que nos tienes acostumbrados. Muy bueno chamo. Siguenos recordando quienes somos y hacia donde es el camino. Despues me comunico contigo con mas calma pues necesito de tu asesoria. Un gran abrazo y pa’lante siempre.

    Responder
  9. Sandra Hantuch

    Amigo me hiciste volver a tiempos lejanos… tu articulo es la verdad pura y cruda, tambien recuerdo esos personajes que no tenian mayor compromiso con la vida que el de hablar paja del sistema, tirar piedras y estar siempre insatisfechos; no muy diferente a los que vemos ahora, llenos de la misma mierda que ni a ideologica llega.
    Ser socialista, comunista o chavista -que a la final son la misma cosa- implica carecer de raciocinio, equilibrio, compromiso y decencia. Triste ver los dos extremos: los pendejos miserables y los boliburgueses, ambos tratando de tragarse una mentira que todos los dias le explota en la cara, pero que mantienen por conveniencia, unos por vagos, otros por ladrones y el resto por delincuentes.
    Triste historia que vive nuestra patria ahora, con su futuro comprometido en generaciones y con generaciones perdidas en la danza de la irresponsabilidad, la mentira y la miseria.

    Responder
  10. Lala de Balestrini

    Pues ya usted lo dijo todo no hay nada que agregarle a este post, solo la presion que sentí en el pecho al leerlo y darme cuenta que nada de lo que aquí usted relata es mentira y que todavía hay pendejos rasgándose las vestiduras por el que te conté y él dándose la gran vida junto a toda su putrefacta familia.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: