Canal RSS

¿Saben una vaina? Yo también #Meiríademasiado

Publicado en

Cuando el sábado subí al facebook, con el comentario que copiaré aquí más adelante, un artículo de Milagros Socorro con su “opinión personal” sobre el video “Caracas ciudad de despedidas”, pensé que con eso daría por despachado el tema y no se me había ocurrido escribir sobre el asunto en mi blog pues han sido muchos los artículos de opinión en prensa y web que han surgido al respecto y, para mí, el tema estaba como agotado al encontrar tanta abundancia de escritos, saturado con textos y comentarios en las redes sociales. Algunos artículos mejores que otros, unos de escritores y periodistas reconocidos como la propia Milagros o como Rafael Osío Cabrices -quien también le dedicó al video un post en su blog que, al momento de yo escribir estas líneas, ya lleva al pie 157 comentarios de sus lectores- y otros de personas menos populares, pero todos girando en torno al video de las despedidas.

Escribí en mi muro, para presentar el artículo de la Socorro: “¡Bravo! Debo confesar que cuando tropecé por primera vez con el video, lo paré a los pocos segundos de haber empezado y pensé: “Esta historia me la sé y no me interesa verla”. Luego, con la insistencia en Twitter denigrando de la película, burlándose de los muchachos que la hicieron y de los que dieron su testimonio, me tomé el tiempo de verla y llegué a la conclusión de que en esa pieza audiovisual es mucho más impactante lo que no se ve que lo que nos muestra. Está allí presentada de manera tal vez un poco torpe en la forma de expresarla una angustia que no solo atormenta a los chamos de Caracas, sino a los de todo el país. La angustia de sentirse en un lugar que no les ofrece un futuro y en cuyo presente no se pueden desarrollar a plenitud. Un país del que más que querer irse, sienten que los están expulsando. También pensé al ver que los testimonios los dan “hijos de papá” del este, como los estigmatizan en las redes, en esos “hijos de mamá” del oeste que seguramente también quisieran despedirse de Caracas y del país pero no tienen los medios para hacerlo. No nos gusta vernos cómo realmente somos, creo yo, y el video nos muestra algo que nos escandaliza por lo fatuo de los planteamientos pero eso también somos. En muchos casos fatuos, fútiles, y algunos quisieran poder sacar de Caracas a gente como la que da su testimonio en el video. Por eso digo que más dice lo que no muestra el video que lo que muestra que, al final, si lo hubieran querido, con edición y locución lo habrían enmendado pero prefirieron mostrarlo tal cual”.

No pensé en volver sobre el asunto hasta hoy, cuando al abrir el Facebook me consigo con que han creado una página que se llama “Me iría demasiado” en clara alusión a una de las frases expresadas en el video por uno de los entrevistados y destinada a mofarse no sólo del video, sino de sus realizadores y de quienes, de manera honesta, ofrecieron sus pareceres y opiniones a los que hacían el audiovisual y, no conforme con esto, al revisar mi muro, encuentro que el periodista de CNN, Carlos Montero, ha publicado en su página:

“¿Vieron el video “Caracas, ciudad de despedidas”? Me gustaría saber que les parece. Mañana lo analizaremos con Fernando Ramos, enviado especial de CNN a Venezuela”.

Y a continuación postea el video con la coletilla que reza:

“aquí el infame “documental” sobre Caracas ciudad de despedidas que tuvo más dislikes que reproducciones LOL”.

Al ver todo esto, no pude evitar preguntarme ¿Qué carajos nos está pasando? ¿En qué nos estamos convirtiendo? ¿Qué país es este?

¿Con qué derecho nos atrevemos a menospreciar, denigrar, maltratar, acosar, destruir a unos muchachos que lo único que hicieron fue expresar una opinión y manifestar una angustia, válida por lo demás, por la vida que se les está ofreciendo en un país donde en cualquier esquina parece haber una bala con nuestro nombre?

¿Qué país es este, donde ya vamos para una semana hablando de un video de poco más de siete minutos que no debería ofender a nadie porque allí solamente se muestra una verdad y una parte de una país, mientras que sale un exmagistrado del Tribunal Supremo de Justicia como Aponte Aponte a enseñarnos la gravedad del sistema judicial por el que nos regimos y la inmundicia del régimen que nos gobierna y con dos días de comentarios y unos cuantos artículos que casi nadie ni comentó, despachamos el asunto como si habláramos de la telenovela de moda?

¿Con qué derecho acosamos a estos muchachos del video por “sifrinos” y “superficiales” en un país donde el libro sobre comportamiento social y etiqueta de Titina Penzini donde al parecer nos enseña algo tan importante como “cómo sostener con una misma mano la copa de vino y el Blackberry para dejar libre la otra y así poder saludar a quienes se nos acerquen” se ha agotado en las librerías y en Twitter muchos darían lo que fuera porque la socialité les dedicara el más mínimo comentario?

¿Cómo Melissa Rausseo desde el sesudísimo programa “Sabado en la noche” se atreve a hablar, con su mandibuleo particular y sus piernitas cruzadas a lo miss, sobre los “sifrinos” del video?

¿Cómo se ha, prácticamente, obligado a los muchachos a retirar su video de Youtube por el acoso al que los sometimos por “superficiales” y “apátridas” porque se quieren ir a buscar un poco de seguridad y calidad de vida en otro país, después de que Venezuela entera contempló casi sin inmutarse cómo Franklin Brito perdía su vida en una huelga de hambre clamando por justicia?

Nos burlamos del “Me iría demasiado” del muchacho y estoy seguro que muchos de los que lo hacen, hace unos 20 años habrían dicho “Me iría burda” o “tomaría sendo avión y me iría”, o hace poco habría dicho “Bueno, yo tipo me iría”. Muchos venimos de aquella “generación boba” de Chirinos y ya sabemos en qué paró el exrector.

Comunicado de los realizadores de CCDD

Lo que diferencia a estos jóvenes es que lo dijeron ante unas cámaras y los realizadores lo pusieron tal como sucedió. Podrían haberlo editado, podrían haberles dado un texto escrito con palabrotas esdrújulas de esas que tanto parecen gustar a la intelectualidad del país, podrían haber presumido de profundidad, pero optaron por mostrarlo tal y como pasó. Y por eso los crucificamos. Los estigmatizamos diciéndoles “hijos de papá y mamá” porque nos acostumbramos a vivir en un país donde la mayoría son hijos solo de mamá y, en muchas familias, varios “hijos de mamá” con diferentes padres, todos ausentes.

Acaso esos muchachos de los barrios de Caracas, mensajeros de oficina que se gastan su sueldo de un mes en un par de zapatos Nike, no deben haber dicho también “Me iría demasiado” cuando los apuntan con un revólver para quitarles sus “pisos”. Tal vez el mandibuleo de estos sea menos pronunciado, a lo mejor un poco más malandreado el tono y, posiblemente, le agregarían al final a la frase: “De esta mielda”. Pero la intención y la angustia es la misma.

Inti Acevedo (@Inti) tuvo hace poco un terrible suceso en su casa, un robo en el que los amordazaron,  y en uno de sus tuits dijo que se iría del país y todos lo entendimos, lo apoyamos, le dimos palabras de consuelo. ¡Ah claro! pero es @Inti, el gurú de internet, el pana de muchos tuiteros. Pero los muchachos del audiovisiual manifiestan el mismo deseo y la misma angustia y los tildamos de “Sifrinos”, “Apátridas”, les decimos que se larguen, los despreciamos.

Imagino que después de todo este acoso esos muchachos además de quererse largar del país deben tener pavor de salir a la calle y que las hordas que los han insultado desde las redes sociales los agredan físicamente.

¿Es que nos hemos vuelto tan obtusos que ni siquiera somos capaces de entender una metáfora. Buena o mala, pero metáfora? Entonces un joven dice “me quiero ir porque quiero poder salir a las 3 de la mañana de una rumba” y lo tomamos al pie de la letra, no tenemos la capacidad de ir un poco más allá de esas palabras y entender que quiere decir que anhela vivir en un país seguro donde pueda salir a cualquier hora sin el terror de ser matado o, en el mejor de los casos, robado. No somos capaces de entender que esa frase encierra un deseo de poder salir con sus zapatos de marca, con su teléfono, con su Ipad, con su salario de motorizado, vendedor, lavacarros, o lo que sea, en la cartera sin el terror a su espalda.

La otra dice que quisiera sacar de Caracas a la gente o irse y llevarse en una cajita lo que le gusta de la ciudad, o algo parecido, y no podemos ver que lo que expresa es un profundo amor por esa ciudad en la que vive y quiere vivir y, como se le ha hecho tan invivible, quisiera poderla hacer a su gusto para disfrutarla sin tener que dejarla. Sin tener que irse porque más que querer irse lo que siente es que el país la está echando.

En fin, que no entiendo en qué nos hemos convertido. Veo lo sucedido con “Caracas ciudad de despedidas” sobre el que incluso opinan muchos que ni siquiera lo han visto, y digo “¡un poquito de por favor!”. No puedo menos que pensar (como muchas veces lo he pensado, por los mismos motivos que esos muchachos) que, de no ser porque no tengo papeles para estar legal en ninguna otra parte del mundo, yo también “me iría demasiado”.

Anuncios

Acerca de Blog de Golcar

Comunicador Social, nacido en Mérida, Venezuela. Actualmente, vivo en Maracaibo y tengo una tienda de mascotas.

»

  1. Yo no me iria demasiado, yo y me fui. Como dices en tu articulo, no era tanto que me queria ir, era que el pais y la ciudad (Caracas) me estaban corriendo. No puedo decir que estar afuera es la magica solucion a todos los problemas, problemas hay en todos lados pero al menos sientes que las oportunidades estan alli y solo es cuestion de trabajar por alcanzarlas. Me identifique mucho cuando una de las muchachas del video expreso ese amor/odio que se siente por Caracas, uno la quiere pero simplemente no la soporta. El video es 100% veridico y real en lo que dice, asi se sienten muchos venezolanos sin importar el status social.

    Responder
  2. Hola, tiempo sin leer algo tan pero tan bueno y con tanto sentido de la tolerancia. Pues si nos convertimos en el país de la tolerancia “0” y donde es mas fácil discutir sobre algo trivial que de los problemas serios y que deben ser resueltos. Yo me fui demasiado, y desde aquí, lamentablemente, la cosa se ve peor de lo que se veía desde allá, aquí igual que allá también hay gafos, genios, ladrones y gente buena. Y con todo lo inteligente que me la tiro con el que mas me sentí identificado fue con el “gafo” que quiere rumbear hasta las 3 am porque al final del día no hay como vivir sin miedo. Yo si, tengo un Blackberry y un ipod y no soy millonario pero los uso aquí mientras voy en el metro, bus o caminando y apuesto que muchos de los que critican el vídeo y se quieren quedar porque aman su país no PUEDEN hacer lo mismo. Al final va a resultar que Caracas no es una ciudad de despedidas sino una ciudad de de corazones y mentes vacías. Saludos mi pana y gracias por hacerme pensar y ver mas allá con un punto de vista tan interesante.

    Responder
    • Gracias a ti Marcos por leer y por dejar tu opinión. Efectivamente, “gafos, genios, ladrones y gente buena” hay en todos lados y tienen (o deberían tener) todos los derechos sin que se pretenda execrarlos por expresar una opinión.

      Responder
  3. Buen post. Totalmente de acuerdo. Ojalá la experiencia no coarte a los muchachos y sigan creando. A mi me gustó bastante el video. Lo malo es que mucha gente no ha metabolizado bien la libertad que hay en estas redes 2.0 y se sobrepasan. Seguramente si se encotraran cara a cara con alguno de los denostados acabarían felicitándolos.

    Responder
  4. Afortunadamente estos muchachos tuvieron la valentía de expresar su opinión – lo que es su derecho – sin detenerse a pensar en cómo lo tomaría la gente… y esto es lo más importante. Accionaron automáticamente ante una situación que se les presentó… ¿Y quién no ha pensado en la posibilidad de irse? ¿En donde está la culpa de esto? Otra sería la realidad si el país accionase de la misma forma que ellos -por reflejo- ante todas las injusticias que nos ha tocado vivir a diario… Ojala el país accionase sin detenerse a pensarlo dos veces… Ya Chavez sería historia.

    Y aunque, ante el dolor de perder a un ser querido, Bolívar escribió:

    “Y tu, padre, que exhalas suspiros al perder el objeto más tierno. Interrumpe tu llanto y recuerda, que el amor a la patria es primero” 25 de Julio de 1813

    Nadie quiere ver a alguno de lo suyos muerto…

    Responder
  5. Este es el post tuyo que mas me ha gustado, al menos me he sentido totalmente identificada con tu posición, parece que en este país es honorable identificarse con las historias del chico caraqueño valiente, que se sale de las mafias para hacer fútbol, porque a su “hermano” ya lo mataron los mismos malandros que le mataron a la mama por nada y él no se va, se queda a seguir luchando en el país de Aponte Aponte; a pues Carajo!!!! ya esta bueno de vivir en telenovelas, la vida es para vivir no para sobrevivir, todos queremos que nuestros hijos tengan carro, lean, viajen, VIVAN, quien sueña a su hijo Buhonero en la calle hasta las 8 de la noche vendiendo cds piratas? claro que esa será la suerte de la mayoría de los padres venezolanos si seguimos como vamos y de igual forma amaremos nuestros hijos valientes, estoy espantada como se burlan de esos chicos porque son “Sifrinos” y nos vanagloriamos de identificarnos con los malandros a los puntos de revivir a “Eudomar Santos”, para que invite a votar a las nuevas generaciones, ellos solo mostraron una realidad y eso es todo lo que hay que aceptar, y la mostraron de la manera que saben, estoy segura que no le robaron las cámaras a nadie y que la edición la hicieron ellos mismos en su pleno desarrollo de capacidades técnicas e intelectuales, sin quitarle nada a nadie, estoy super conmocionada de todo el asunto y de las respuestas ofensivas hacia ellos, lo último que vi fue un video que los criticaba aclarando que no querían entrar en temas políticos, por Dios!!! si allí esta el epicentro de todo esto, en que no existen políticas públicas que permitan que este país ofrezca salidas y soluciones a nuestros jóvenes egresados de la universidades, estoy convencida que los arremeten contra ellos son chavistas! no puede haber otra lectura, o son chavistas o su clara intolerancia los hace unos dictadores que prefieren vivir en la ignorancia.

    Responder
  6. Ligia Istúriz @seleccionada

    Golcar, ¿te basta si te digo que suscribo “demasiado” tu post, con sus puntos y comas.?¡ Bien por esos muchachos y y bien por tí que lo expresas con tu encantadora franqueza !

    Responder
  7. Muy acertado tu escrito, la verdad es que los pobres chamos deben estar aterrorizados. Están sometidos a un bullying digital. TODOS tenemos derecho a tener nuestra opinión y TODOS debemos respetar la opinión de los demás. Ellos la dieron a cara descubierta, y fueron llevados al paredón. ¿Es culpa de ellos la situación de inseguridad en que vivimos? Yo no quiero que mis hijos mueran en la calle por que alguien quiere quitarles un teléfono. Estoy segura que como padres TODOS queremos el bien para nuestros hijos y dentro de ese bien lo primordial es que VIVAN. La seguridad pública es una tarea que sin ninguna duda es del GOBIERNO, cualquiera que este sea. Mucha de esa seguridad hemos debido asumirla los ciudadanos, pagando vigilantes, poniendo rejas, cerrando calles, instalando sistemas de seguridad, hasta blindando carros, los que pueden hacerlo. El gobierno nos ha dejado a la deriva, ¡arreglénselas Uds.!… y es más, ha fomentado la violencia, entregando armas, que si no van directamente, luego pasan a manos de los maleantes. Al gobierno los ciudadanos solo le importamos en cuanto nos convertimos en votos, lo demás no le interesa. NO puedo culpar a esos jóvenes por querer VIVIR y además vivir con calidad, ¿ eso es malo? ¿no es ese un derecho que tenemos?. Yo quiero calidad de vida, para mi, para mi familia, para mis amigos, para mis conciudadanos, para mis compatriotas. Pero LAMENTABLEMENTE la realidad es otra… todos la conocemos y NADIE la puede ocultar con un dedo. Nuestro país es violento, inseguro, desabastecido, nos faltan libertades económicas, laborales (lista Tascón), ahora tampoco podemos disfrutar de un servicio eléctrico confiable… ¿ Quién no querría irse? solo para tener garantía a la VIDA está mas que justificado. El vídeo sin ninguna duda es totalmente amateur, pero es HONESTO y valiente… y esos chicos merecen RESPETO, solo por ser seres humanos.

    Responder
    • Ese es el punto, María, desde el respeto podemos hacerle al video como pieza audiovisual las críticas que consideremos y oponernos al deseo de irse del país si así lo consideramos, lo que es intolerable es tanta mala leche (disculpa la expresión) de alguna gente que lo ùnico que buscan es destruir desde su envidia y resentimiento. No puedo comprender cômo la página de facebook ya pasa de los 7 mil “likes”, una pàgina que solo busca acosar a esos muchachos al punto de dar sus datos personales para que los atormenten por las redes sociales. Muy lamentable. Gracias.

      Responder
  8. Bien dicho Golcar! Así somos los venezolanos, nunca hemos sido grandes oradores, digo la mayoría (Acaso no se ve cuando la TV hace entrevistas en la calle) y yo particularmente no les vi nada de sifrinos (Debe ser que no saben lo que es un real sifrino) Son muchachos clase media como los hijos de cualquiera, salidos de un colegio cualquiera, desesperados por tener una vida que aquí no tienen ni la esperanza de tener y a la que tienen derecho, como particularmente considero mi
    mas grande error de vida el haber regresado a Vzla cuando tuve el chance de no hacerlo, no los juzgo, es más tengo mi hija afuera y deseo que el varón también se vaya, ¿porqué? Porque los prefiero vivos a cerca!!

    Responder
  9. una de las peores cosas de este país es la doble moral. Todos los que se dan golpes de pecho nacionalistas se irían a la primera oportunidad, pero se ofenden si un joven dice con todas sus letras que se quiere ir de este desastre de país, donde como tu dices nadie se asombra por las declaraciones de Aponte Aponte ni por los desmanes que a diario ocurren, pero si se llevan las manos a la cabeza porque un puñado de jóvenes expresa lo que siente y piensa. Los catalogan de sifrinos y superficiales ¿y no son ellos acaso el producto de esta sociedad de tetas operadas, brackets y celular de última generación?
    Si para algo debe servir este video es para revisarnos como sociedad, a ver si logramos recuperar los valores tan vapuleados en los últimos tiempos.

    Responder
  10. CarmenPadron

    Muy bueno, Golcar.

    Responder
  11. EXCELENTE….

    Responder
  12. Bibiana Balestrini de Osorio

    En mi familia. Hay quienes se han ido demasiado y quienes nos hemos quedado, algunos porque asi hemos querido y otros porque no han podido, todas las decisiones son respetables y admirables… Lo único que puedo decir es que esos “hijitos de papa y mama” van a ser, en un futuro no muy lejano profesionales exitosos, si no de este aís de cualquier otro que mas que juzgarlos y acosarlos se interesará en su capacidad de realizar alguna puntual tarea o función… Los sifrinos y burgueses de este país (hasta donde recuerdo) eran empleados de PDVSA y fueron recibidos con los brazos abiertos por su excelencia! Solo eso quiero decir…

    Responder
  13. Hola Glocar,

    Pienso que tienes mucha razon yo coincido contigo en que los participantes del video expresaron ideas que en momento u otro pasan por la cabeza de los 29 M de los venezolanos cada vez que salen al trabajo, universidad, o a rumbear. Sin embargo desde mi punto de vista el documental carece de ideas de fondo que puedan servir de fundamento para contruir el argumento del exilio. Ahora bien, eso no justifica la violencia expresada en burlas y palabras con la que han sido atacados sus creadores.

    Ahora bien, yo diría que hubiera sido interesante escuchar entrevistados a jóvenes recién casados viviendo hacinados con sus familiares que no han podido comprarse una casa porque lamentablemente o no hay o sencillaemente sale mejor irse a estudiar al exterior con sus pocos ahorros en intentar suerte en otro lugar, el caso de integrantes de familias secuestradas, que viven a diaro el trauma de no saber si nuevamente alguien sera secuestrado y sera entregado vivo y sano. Que decir de la inflacion que nos agobia en la que un recien graduado no puede sino sobrevivir en vez de vivir con lo poco que gana. Esos ejemplos reales pudiesen haber otorgado mayor validez al argumento de querer comenzar en otro lugar.

    Finalmente, quisiera cerrar esta intervencion diciendo que posiblemente la molestia de los lectores y gente que ha visto el documental se debe a que sienten ofendidas sus esperanzas. El venezolano es alguien que aun en las condiciones mas adversas cree que las cosas mejoraran. En mi opinión, no valorar al venezolano que ha decidido entregar todo y obviar la idea de salir del país merece tanto respeto como los que han tomado una desicion contraria.

    Atte

    Agustin

    Responder
    • Efectivamente, Agustín, cada uno de nosotros tiene una historia que contar sobre el tema y seguramente haríamos audivisuales muy diferentes al mostrado por los muchachos, a lo que sí no tenemos derecho es a acosarlos hasta el punto de hacerlos retirar su video y a dedicarle tanto tiempo al tema que hasta CNN se interese por él cuando el país padece males mucho más fuertes y graves. Gracias por comentar.

      Responder
  14. Al ver el video, mi apreciación inicial fue: no podemos hablar de fuga de cerebros con este video porque ya a esos chicos se les había fugado el cerebro desde hace tiempo, lo cual es un pensamiento muy ofensivo que provino mas bien del dolor que en un primer momento me produjo la banalización de la tragedia que vivimos los venezolanos día tras día.

    Leí reacciones muy fuertes, también leí defensas, leí a los que trataron de discutir el tema de fondo mas allá de la forma, muchos resentidos (por quedarse y no poder irse, otros por haberse ido y no poder quedarse). Hubo largas discusiones entre los que se fueron y los que se quedaron, de quién es mas patriota que quién. Leí muchísimo « bulliying » tan de moda disfrazándolo de un cool « trolleo ». Leí la, actualmente, infaltable politización del tema.

    Nos hemos vuelto agresivos detrás de un teclado. Las reacciones ante el video no son mas que la muestra de lo que nos hemos convertido como sociedad. Ojalá usaramos toda esa energía para resolver los problemas que tenemos. Seríamos, con mucho, un mejor país.

    Responder
    • El bullying ha sido tan fuerte, Giniecita, que en la página del Facebook han puesto hasta los user de los muchachos en Twitter y sus direcciones de Facebook para acosarlos. No hay derecho a tanta insidia. Un abrazo.

      Responder
  15. Puedo confesar que vi el vídeo una primera vez… y entre en la euforia general del momento… me convertí en un troll mas… luego frene cuando varios comentarios como “*la lista de los que participaron en el video* es la nueva lista tascon”, “hay que matarlos” entre otras cosas mas… me hicieron despertar y dije “hey que estoy haciendo, si esto es lo que siempre critico”, me permití ver de nuevo el vídeo, 3 veces para ser exacto… y pude ver que fue ligeramente mal entendido, por todos… fruto de una histeria nacional que a mi parecer era mezcla entre resentimiento y un toque de desesperación porque la mayoría de las personas por lo menos una vez a la semana piensan que se quieren ir del país pero no tienen los medios… Siento que todo esto fue simplemente una quema de brujas como en el siglo XVI, una lapidación injusta, al mas cruel estilo de los cristianos muertos en el coliseo. Lo mas triste es que fue en pleno siglo XXI lo cual me hace sentir muy avergonzado.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: