Canal RSS

Viaje al sur

image

Son las 2 de la mañana. Suena el despertador y prácticamente sin haber pegado un ojo en toda la noche, debo levantarme  para ir al aeropuerto de La Chinita, en Maracaibo, para tomar el vuelo madrugador de Copa Airlines a Panamá, desde donde partiré, luego de dar vueltas y dormir un rato en los bancos del aeropuerto Panameño, rumbo a Montevideo, Uruguay.

Pienso en el largo trayecto y en las interminables horas sin dormir y ya estoy cansado. Pero al recordar que a la medianoche del día siguiente ya estaré en Montevideo, con mi hermana Yandy, sus hijos y conociendo a mis sobrinos nietos, las sombras del cansancio y el tedio desaparecen y solo queda la emoción del encuentro y de conocer Montevideo y Buenos Aires, haciendo mi soñado recorrido en barco por el Río de la Plata que une a ambas capitales sureñas.

2:45 de la mañana. El taxista que habíamos contactado para que nos buscara en el apartamento no aparece. Lo llamamos a su móvil y no contesta. Llegó la hora de tomar una decisión: olvidarnos del tipo y comenzar a llamar a las líneas de taxi a ver si conseguimos una unidad que, a esa hora de la mañana, nos quiera llevar al aeropuerto sin sacarnos los ojos con el precio de la carrera.

Por suerte, la primera línea a la que llamamos tiene un carro disponible. Son 150 bolívares al aeropuerto. 30 más que lo que cobraría el conductor embarcador pero, ciertamente, menos de lo que pensábamos.

-Ya está saliendo para allá la unidad-. Dice la voz trasnochada al otro lado de la línea telefónica y nosotros respiramos tranquilos.

15 minutos han pasado y el taxi no llega. Son las 3:15 y todavía estamos en la sala de la casa cuando se suponía que a esa hora ya deberíamos estar en el aeropuerto pues la línea exigía estar 3 horas antes del vuelo.

Volvemos a llamar y la telefonista nos dice que la unidad está por llegar. Sacamos el equipaje, cerramos el apartamento y bajamos a esperar en las escaleras del edificio al taxi para no perder mucho tiempo luego cuando la unidad aparezca. 3:25 y nada que se ve el taxi. Llamamos desde el móvil y el chofer le informa a la operadora que no consigue la dirección. El rollo de siempre con los taxistas. Catastro dice una dirección donde llegan todos los recibos de cobro de servicios y bancos y ellos dicen que esa no es. 

Finalmente les explicamos cómo llegar y 5 minutos más tarde aparece. Faltan 20 para las 4 de la mañana y apenas vamos saliendo de la casa. Por fortuna, es de madrugada y no hay tráfico por lo que en menos de media hora estaremos en el aeropuerto. Una hora más tarde de lo exigido por la línea pero dos antes del despegue. Ya hay gente en cola para el chequeo pero estamos en buen lugar. Lo que nos asegura que no habrá mayor problema y riesgo de perder el vuelo.

Cosa extraña en Venezuela, el vuelo despega con puntualidad. Abordamos en el tiempo previsto y despegamos a la hora estipulada. A las 6:50 de la mañana, aterrizamos en el aeropuerto de Ciudad de Panamá. Aguardan 7 horas de espera yendo y viniendo por los pasillos del aeropuerto, tratando de conseguir un banco donde descansar y dormir un rato porque ya voy para 24 horas sin dormir y todavía faltan unas 18 más de viaje.u

Una bala fría en el aeropuerto al llegar. Una pizza más pequeña que las monedas de dolar que cuesta y un café. Duermo un rato echado cual indigente en un banco, arrullado por el ruido de tacones y ruedas de maletas que se deslizan por los pasillos. Vuelta a comer un poco, esta vez un hot dog y un refresco y, sin acusar recibo de las largas horas de espera, ya nos anuncian por los altavoces que debemos abordar para Montevideo.

Una vez ubicados en nuestros asientos en la aeronave, conversamos con la chica que comparte nuestra fila. Una uruguaya que trabaja con un organismo internacional y está de regreso de un viaje de trabajo. Al levantar la vista hacia los sobrecargos parados en el pasillo descubrimos que uno de ellos es un conocido de Maracaibo. Lo saludamos y mis cuenta que hace 10 años viven en Panamá la reiterada historia reciente de los venezolanos que se han ido del país: Chávez y su socialismo han hecho que la gente se forje un futuro más allá de las fronteras.

Ya en pleno vuelo, descubrimos que, casualidades de la vida, los que viajan en los asientos de la fila delantera a los nuestros son veterinarios que trabajan con peces asesorando a pescadores de regiones críticas a organizarse en pequeñas empresas para la producción y comercialización de diferentes especies de peces. Conocen bastante bien a Venezuela pues han estado en Margarita y en los llanos tratando de desarrollar labores de asesoría, que se han visto obstaculizadas por la vida política del país que incluso hizo que se suspendiera un evento organizado justo para los días del paro petrolero del 2002. Una de ellas dice:

-Fue terrible que después de tanto trabajo, esfuerzo y dinero invertidos, no se pudiera hacer. Por fortuna, unos meses después lo pudimos hacer pero todo lo hecho en el primer intento se perdió.

Conversamos con una uruguaya que viaja junto a nosotros con unos trillizos de 9 años, un niña y dos varones. Ella también es veterinaria, especialista en reproducción animal, específicamente en investigación de reproducción de equinos. Casada con un gringo, con quien decidió, luego de 12 años en Boston, volverse a vivir al Uruguay, donde consiguió un empleo en su área de investigación.

Entre conversa y conversa, el viaje se hace leve. Sin apenas darnos cuenta, ya el capitán esta anunciando que en minutos aterrizaremos en Montevideo. Vemos el reloj y comprobamos que marca casi la medianoche, hora urugaya. En pocos minutos iniciamos nuestra aventura por el sur. Montevideo y Buenos Aires aguardan por nosotros.

Anuncios

Acerca de Blog de Golcar

Comunicador Social, nacido en Mérida, Venezuela. Actualmente, vivo en Maracaibo y tengo una tienda de mascotas.

»

  1. Pingback: Un gocho en Buenos Aires « El blog de Golcar

  2. Pingback: Latino » Blog Archive » Arte, danza-teatro, sudestada y patanería argentina

  3. Pingback: Arte, danza-teatro, sudestada y patanería argentina « Golcar

  4. Pingback: Camposanto de La Recoleta, “No es serio este cementerio” « Golcar's Blog

  5. Pingback: Tigre, el paraíso en el Paraná « Golcar's Blog

  6. Pingback: Sentirse en Europa, estando en Buenos Aires « Golcar's Blog

  7. Pingback: La Boca, el color de la pobreza « Golcar's Blog

  8. Pingback: De Plaza San Martín a La Boca « Golcar's Blog

  9. Pingback: De San Telmo a Varekai pasando por Puerto Madero « Golcar's Blog

  10. Pingback: En San Telmo anda un hombre con un zapato blanco « Golcar's Blog

  11. Pingback: Stravaganza, boxeo y despedida de soltero « Golcar's Blog

  12. Pingback: Latino » Blog Archive » Recorrido por Palermo, opera en el metro y al teatro

  13. Pingback: Recorrido por Palermo, opera en el metro y al teatro. « Golcar's Blog

  14. epale, casualidad estaba viendo el tema del vuelo economico en copa (por cierto que tal son?, tienen pantallitas individiales pa uno entretenerse? se acalambra uno por el poco espacio? jejeje y la comida que dan? jajaja sorry por tanta preguntadera) y bueno en busca y busca cai en este post no se porque jeje.. y bueno estan super interesantes y entretenidos tus posts, cuentame como esta todo por montevideo? hoy fui a la agencia de viajes ( tambien soy de maracaibo) y me voy a lanzar un viaje para alla, que te dicen del estado politico-social, el mercado laboral etc? me quiero ir con intenciones de buscar un futuro mas alla de estas fronteras… ( si.. soy uno mas que se va…)

    Responder
  15. Zoleiva Rojas de Santos

    Que raro que no han hecho comentarios,espero que esta sea tu primera crónica y que nos sigas narrando tu recorrido. El sur es bellisimo a mi me encanto, espero volver en febrero con el favor de Dios.

    Responder
  16. Bibiana Balestrini de Osorio

    A usted nunca le dijeron que no se habla con desconocidos??? Jajajajaja,

    Responder
  17. Lala de Balestrini

    Ya estaba yo extrañando su post sobre el viaje (bueno este fué el inicio) ya esperaremos los demás contándonos todo lo que vivió, paseó y comió en el Sur sin contar la emoción de conocer los sobrinos-nietos que están tan bellos y que ya sabemos por los que han viajado ultimamente que son unas bellezas y que la Emi es lo mas tierno que Dios envió al mundo, cuando yo estuve alla apenas era una recién nacida de mes y medio, mas o menos, espero que disfruten muchísimo y coman mas, cuando coman sorrentinos acuerdense de mi que me encantaron, bueno en realidad me gustaron muchas cosas, el asado de tiras que es espectacular saboreénlo muy bien y un abrazoooooote para todos.

    Responder
  18. Buen viaje. Vas a tener mucho que comentar, pues la comparacion entre Mujica y Plastemierda es inevitable y, aunque entiendo que sale favorable Uruguay (¿quien no, al compararse con nosotros?), no me extrañara que tuviera algunos puntos cuestionables. Por cierto, perdona la falta de acentos, producto de caprichos de mi teclado.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: