Canal RSS

Caricatura de una Defensora del Pueblo

Publicado en

Hay algunas declaraciones de funcionarios públicos que me hacen volver una y otra vez sobre la noticia. La leo y la releo. La veo en un medio y la busco en otro para ver qué diferencias encuentro entre la forma como la publica cada uno. La googleo a ver si hay otras publicaciones al respecto o si hay audios que den autenticidad a lo que estoy leyendo. La información se queda en mi cabeza como un eco que retumba todo el día, tratando de masticar y digerir lo que he leído en la prensa.

Esto me pasó con las recientes declaraciones de la Defensora del Pueblo, Gabriela Ramírez, en las que asegura que se investigarán un grupo de caricaturas que han sido publicadas en diferentes periódicos y que serían expuestas en lugares públicos.

Por lo que pude investigar en internet se trató de una nota de prensa originada a partir del programa de radio “La voz de la Defensoría”, que transmite Radio Nacional de Venezuela, medio oficialista, y publicada por la  Agencia Venezolana de Noticias (AVN), agencia también oficialista y que los demás medios de comunicación se encargaron  retransmitir casi sin modificar su contenido.

Decía Ramírez que “Es importante revisar estas caricaturas porque la Defensoría del Pueblo tiene la obligación de fijar posición ante ese tipo de actitudes que deben ser desterradas de la sociedad”.

Leí estas líneas y no pude menos que alabar el alto sentido de responsabilidad con el cargo que detenta Gabriela Ramírez y que se desprende de esa aseveración. Una actuación impecable de la funcionaria y cónsona con el mandato dado por la Constitución, sin lugar a dudas.

Entrecomillado más adelante, se encuentra el siguiente comentario:

“No se puede llamar arte a estas expresiones que no comulgan con el pueblo y que, además, lo insultan, lo descalifican y lo desprecian sólo por su manera de pensar”.

A pesar de no saber en qué parte de las funciones otorgadas a su cargo, se establece la facultad de decidir qué puede ser considerado arte y qué no; no tengo más remedio que coincidir con la Defensora en que uno no puede aupar manifestaciones que insulten, descalifiquen o desprecien a las personas solo por su manera de pensar, aunque me queda la duda de si Ramírez, además de estar capacitada y facultada para determinar qué es arte o no, también lo está para decidir qué es un insulto, descalificación o desprecio en una obra plástica.

Pero sigue la nota de prensa con las comillas, en señal de que lo que se escribe es cita textual de lo expresado por la funcionaria en el programa radial, y dice:

“La Constitución es muy clara con respecto a la libertad de expresión, la cual tiene el coto de no promover el odio, la discriminación ni el racismo, y es precisamente lo que estos señores están haciendo”.

Otra vez impecable e irreprochable la parte en la que específica que la Constitución “tiene el coto de no promover el odio, la discriminación ni el racismo”. Quién podría estar en desacuerdo o contradecir semejante afirmación si precisamente es una de las sentencias constitucionales que nos garantizan que todos seamos iguales ante la ley y que no permite que seamos segregados o discriminados por ningún motivo.

Determinar que una obra de arte y, más aún una caricatura, que se puede interpretar de múltiples formas de acuerdo a quien la observa, va en contra de esos principios igualitarios estipulados en la Constitución es algo tan absolutamente subjetivo que, por lo menos, luce  apresurado y de una profunda ligereza asegurar que los artistas y obras que se investigarán, están promoviendo el odio, la discriminación o el racismo en sus obras.

La noticia me retumba en la cabeza. Siento que hay algo más, además de la ligereza de la funcionaria para tomarse atribuciones que no le corresponden, que me perturba y me deja inquieto e indignado. La vuelvo a leer y es cuando caigo en cuenta que lo que más me molesta de la información es “la ausencia”.

Sí. La ausencia de la Defensora durante 14 años de atropellos a todos los venezolanos por parte del presidente Chávez y de su gobierno sin que ella se haya dignado, ni siquiera una vez, aunque fuese por cubrir las apariencias y demostrar ese diligente sentido del deber y la obligación que hoy muestra ante las caricaturas de marras, en alzar su voz para defender a esa mitad del pueblo venezolano que diariamente es insultado, vejado, descalificado, discriminado, burlado, adjetivado e instigado a odiar y ser odiado en cadenas de radio y televisión.

¿Cómo es que la Defensora del Pueblo tiene la capacidad de interpretar unas caricaturas y determinar que  sus autores están promoviendo el odio, la discriminación  y la descalificación del pueblo y no es capaz de entender los insultos, epítetos y adjetivos descalificativos que el presidente nos ha enrostrado desde que asumió el poder y  que continúa haciendo cada vez con más virulencia?

¿O es que yo, por ser opositor, no soy pueblo y no merezco ser defendido por el despacho que por mandato constitucional debe estar al servicio y defensa de todos los venezolanos y no solo de los seguidores del presidente?

¿Por qué la Defensoría del Pueblo, en lugar de defenderme de las caricaturas, no me defiende de la delincuencia y le hace una investigación al gobierno para ver por qué no ha actuado con diligencia y fuerza  para garantizarnos el derecho a la propiedad y, sobre todo, a la vida?

¿Por qué la Defensoría del Pueblo, en lugar de defenderme de las caricaturas, no insta al gobierno a arreglar las carreteras asesinas, esas guillotinas por las que millones de venezolanos tienen que desplazarse diariamente poniendo en riesgo sus vidas?

¿Por qué la Defensoría del Pueblo, en lugar de defenderme de las caricaturas, no me defiende de los abusos del CNE, del descarado ventajismo mostrado por el gobierno en las pasadas elecciones y de la utilización de medios del Estado para hacer proselitismo político a favor del régimen?

¿Por qué la Defensoría del Pueblo, en lugar de defenderme de las caricaturas, no me defiende de las multas y cierres arbitrarios del Seniat en esas campañas de fiscalización que hace el organismo en las que la única orden que dan a sus fiscales es: “Salgan, multen y cierren”, sin importar que el establecimiento cumpla o no con sus deberes formales?

¿Por qué la Defensoría del Pueblo, en lugar de defenderme de las caricaturas, no me defiende de los ruleteos por hospitales en los que los pacientes pierden la vida porque no consiguen los centros hospitalarios aptos y abastecidos con lo necesario para salvarlos?

¿Sabe qué, señora Defensora?

Le agradezco su preocupación por lo que las caricaturas puedan producirme a mí y a todos los venezolanos en la autoestima y en la psique. Es muy loable que usted defienda a los ”pobres seguidores del presidente Chávez” de los prejuicios que le puedan ocasionar semejantes publicaciones; pero, hay en este país cosas mucho más importantes, urgentes y delicadas que atender, cosas en las que está en juego el derecho a la vida de los venezolanos, de TODOS, tanto los que están con Chávez como los que nos oponemos, y para los que la Constitución sí la ha facultado a usted para actuar, y no lo ha hecho. Todavía está a tiempo.

Anuncios

Acerca de Blog de Golcar

Comunicador Social, nacido en Mérida, Venezuela. Actualmente, vivo en Maracaibo y tengo una tienda de mascotas.

»

  1. Lala de Balestrini

    Excelente artículo Golcar, sin desperdicio lástima que esto no llegue a los ojos-oídos de la defensora del puesto, ojalá por medio de alguién pudieran hacérselo llegar a ver si abre los ojos.

    Responder
  2. Margarita Liscano

    Esta no sabe que defiende, terrible salir a la luz publica diciendo sandeces, no la había visto nunca y menos sabía quien ocupaba ese oscuro, mudo y pavoso cargo…¡¡¡muy bueno como siempre Golcar!!!.

    Responder
  3. Moreida de Delgado

    Nom se por4 que Bibi no tiene claro, por supuesto que es defensora del gobierno aquí el pueblo no tiene defensores: excelente tu artículo Golcar, como nos tienes acostumbrados

    Responder
  4. Supongo que esto a largo plazo constituye una intención sincera: la gente que nos gobierna quiere convertirnos a toda costa en mar de la felicidad, y eso lo sabemos. Lo que sucede es que todo lo de ellos es a corto plazo, un corto plazo que han consumido robando a mansalva y en guerras intestinas, como para ser consistentes con sus grandiosas intenciones.

    En este momento, la perlita graciosa se la debemos a la campaña que desde el propio 8 de octubre emprendió el gobierno para hacer desistir a toda la población opositora de votar. Estoy esperando a ver cuándo sale alguna pelucona de Altamira con Diego Arria a decir que no nos presentemos a las elecciones de gobernadores y alcaldes.

    En los papeles, la oposición tenía más probabilidades de retomar espacios en la elección de gobernadores y alcaldes, ya que hasta los chavistas están insatisfechos de los que les impuso el gordo del palacio. Pero las presidenciales han desprovisto a la masa opositora de su voluntad, sin la sensación de su propia dimensión, creyéndose minusválida, así que la supervivencia de esos espacios está seriamente amenazada por la abulia de los votantes.

    Todo esto es parte de ese plan cuya primera fase era separar las distintas elecciones (para poder obrar como han obrado y tener tiempo de establecer operaciones específicamente convenientes a cada campaña). La segunda fue la desmotivación, el amedrentamiento y el soborno de la campaña presidencial. La tercera es la profundización de esa desmotivación (trampas diversas, persecución, censuras, algún preso) para asegurarse las gobernaciones y alcaldías y, una vez aseguradas, proceder al desmantelamiento final de la descentralización desapareciéndolas con la complicidad de sus propios funcionarios electos.

    Probablemente entonces les será mucho más fácil aplastar caricaturistas.

    Responder
  5. Buena esta Golcar… sin desperdicio… y en relacion al comentario anterior, definitivamente es “defensora del gobierno”…

    Responder
  6. Bibiana Balestrini de Osorio

    Lo que no me queda claro es si el cargo es “defensora del pueblo” o “defensora del gobierno”

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: